Un voto por rencor o por miedo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un voto por rencor o por miedo

COMPARTIR

···

Un voto por rencor o por miedo

02/04/2018
Actualización 02/04/2018 - 14:49

El universo Pyme mexicano es diverso; de distintos tamaños, giros, vocaciones, con diversas capacidades de operación y claridad en sus objetivos emprendedores. Cuentan con distintas creencias religiosas y por supuesto por simpatías políticas variadas que serán sometidas a prueba próximamente.

Cuando saludo a un empresario conocido o hago alguna compra invariablemente pregunto qué tal va la venta, cómo han sido las pasadas semanas o meses, o cualquier pregunta que en su respuesta refleje el ánimo del empresario. Ahora, ante la proximidad del voto, el tema es obligado.

Me parece que todo lo diverso de este universo encuentra un punto de coincidencia importante. Todos lamentan la situación por la que atraviesa México: crecimiento mediocre, alta inseguridad y corrupción descarada, entre los principales.

Si bien hay logros que no es posible pasar por alto, hay muchos problemas que parecen claros en su urgencia por atender.

Todos los empresarios conscientes del enorme potencial del país creen que combatiendo a la corrupción, erradicando la inseguridad que ha impreso en la nación la delincuencia organizada y trabajando por un país más equitativo, será posible acceder a un México mejor para todos.

El tema de la falta de crédito o apoyos que regularmente era aludido años antes con frecuencia, ha sido claramente rebasado por los antes mencionados. Es común, unánime, el rechazo a la clase política y a clasificar a quienes la ejercen de corruptos.

Todos quieren un México con mañana, todos creen que es posible pero nadie atina a dar dos o tres pinceladas que perfilen el cómo.

Muchos van a ir a votar con la idea de que el personaje elegido por ellos lo va a lograr, pero sin tener claro con qué tipo de propuestas. Votarán por combatir la corrupción, por evitar la inseguridad, pero no por compromisos concretos, específicos, que les garanticen que se va a llegar a ese lugar que se estiman conveniente.

Muchos votarán en contra de quien no quieren que llegue a la presidencia. Votarán por miedo o por venganza tratando de evitar que el partido que gobierna continúe en el poder.

No obstante, no se desea un México dividido por el rencor o el miedo que dejen como resultado elecciones poco transparentes. Todos quisieran un México unido alrededor de compromisos concretos y la claridad de que hay consenso en que la unión que significa garantizará avanzar en los problemas más graves del país.

Pocos creen que gobernar será posible sólo con el concurso de quienes ganan y anticipan la conveniencia de convocar a un pacto nacional que reúna los esfuerzos de ganadores y perdedores. No habrá quien pueda gobernar con éxito sin el concurso y voluntades de los otros.

No pocos consideran conveniente convocar a un pacto nacional que comprometa acciones alrededor de objetivos nacionales claros.

Un pacto nacional debe comprender, por obvias razones, a la mayor parte de los sectores sociales, organizaciones civiles, partidos políticos, sectores académicos e intelectuales, todos ante compromisos concretos, acciones y resultados que se procuran en el corto y mediano plazos con la responsabilidad de la sociedad de revisar acciones, manejos de recursos.

Si no se trabaja en ese sentido el país podrá terminar seriamente dividido y avanzar será poco menos que imposible.

¿Cree usted que todos los aspirantes a la presidencia, de ganar, tendrán la sensibilidad para intentar un gran pacto que beneficie al país ? ¿O cree que en las plataformas y compromisos expresados está la imposibilidad de lograr acuerdos en torno a un pacto nacional?

Lo que no pudo hacer la reforma energética. Muchas marcas vendiendo la misma gasolina, con colores brillantes y servicios que se desean diferenciadores además del precio. Pero lo que no pudo hacer la reforma es que los despachadores ganaran un salario o que, además de que no se les paga por su servicio más allá de lo que el consumidor les concede como propina, se les exige ventas de aditivos y de aromatizantes para el auto. Si no consiguen la venta ellos pagan su cuota y por ello no es poco común que se ofrezca a usted un aditivo para gasolina con cierto descuento. Combinamos la reforma con prácticas laborales del siglo anterior.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.