PIP'S : Clusters para microempresas industriales
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

PIP'S : Clusters para microempresas industriales

COMPARTIR

···

PIP'S : Clusters para microempresas industriales

06/08/2018
Actualización 06/08/2018 - 14:15

La perspectiva de que durante el siguiente Gobierno Federal se articule una POLÍTICA INDUSTRIAL ha dado nuevos impulsos a quienes han trabajado desde mediados de los años noventa en la idea de establecer CLUSTERS DE MINIEMPRESAS tanto en el sector primario como en el secundario de la economía.

El proyecto del que hoy escribimos retoma lo que en otro momento tuvo tanto éxito en Italia mediante las empresas integradoras; conjunto de pequeñas empresas con complementariedad entre sí y que abordan de manera conjunta retos productivos específicos y de gran calado. La idea del colaboracionismo, que hoy se asume como una vertiente de vanguardia, es una de las dinámicas fundamentales de este concepto productivo.

Como es poco probable que una microempresa asuma sola un contrato que por su tamaño y sofisticación le rebasa, se hacen conglomerados (clusters) de empresas de muy pequeño tamaño, se les concentra en un solo espacio para atender un compromiso en especial y por la complementariedad que se consigue ese centro productivo diverso es capaz de atender otros proyectos que se aborden de manera conjunta.

No se trata de que cada empresa aglutinada haga lo que quiera sino que se integre con proyectos que involucren a la mayor parte de las empresas participantes en esa unidad productiva.

En México lo impulsó el arquitecto ALFONSO ARREDONDO en la primera mitad de la década de los años noventa. A él le surge la idea al nacimiento de la LEY General de Fomento a la Microindustria allá por los años 1986-1987.

Conformó el proyecto PIP´S o PARQUES INTEGRADOS DE INDUSTRIA PROVEEDORA. El primer parque integrador de microempresas tuvo un proyecto común que les unió en el municipio de Tlalnepantla: un contrato por 200 millones de pesos para armar paradores de transporte público. El asunto iba bien hasta que se presentó la devaluación de la moneda.

El contrato había permitido que once empresas distintas, todas microempresas, se aglutinaran en el primer PIP. El hecho de tener un contrato grande y de responsabilidad en pago de un municipio fuerte permitió que BANCA CONFÍA en aquellos años, extendiera una suerte de línea de crédito revolvente.

Accedían a financiamiento, que por aquellos años era un lujo, contaban con el apoyo administrativo de la autoridad y las once empresas atendían de manera conjunta el proyecto productivo compartiendo espacios productivos comunes, compras en común, una sola administración y complementariedad en talentos.

Pero de los paraderos que comprometía el proyecto se hicieron poco menos de la mitad porque se les atravesó la devaluación cuando ya comenzaban a vender a Home Mart en Estados Unidos otra línea de productos. El Banco se echó para atrás con la devaluación y los nuevos contratos comenzaron a cancelarse. El municipio hizo lo propio y canceló anticipadamente lo comprometido a comprar.

Ahora no solo iniciarán un proyecto similar en la CDMX. El arquitecto Arredondo asociado con CARLOS ARMELLA, experto en refrigeración, ha ideado un PIP´S pensado en los pequeños productores del campo para ofrecerles de manera común el servicio de refrigeración y distribución de parte de sus cosechas. Este proyecto están por presentárselo a VÍCTOR VILLALOBOS quien será el siguiente Secretario de Agricultura.

La idea procura establecer puntos de servicio de refrigeración que permitan que lo que ellos estiman en 4 millones de hectáreas de tierras improductivas en el país se incorporen a la producción ya con la garantía de que su cosecha va a ser profesionalmente manejada tanto en la refrigeración como en la distribución de su producto en cadenas de frío.

Ya falta menos para saber si en las voluntades del próximo gobierno estará el realmente impulsar a las micro y pequeñas empresas industriales y si en la idea de fortalecer el apoyo al campo pueden tener algún espacio estos proyectos de infraestructuras comunes para pequeños productores tanto del campo como de la industria.

Para comunicarse con el proyecto: proyectopips@gmail.com

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.