El mito de las metodologías extranjeras
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El mito de las metodologías extranjeras

COMPARTIR

···

El mito de las metodologías extranjeras

11/04/2018
Actualización 11/04/2018 - 14:52

A principios de la presente década surgió un boom de coaching en México que fue primero aprovechada por marcas internacionales como E-Myth que entonces encabezaba Michael Gerber quien incluso fue uno de los expositores magistrales en una de las semanas nacionales Pyme desarrollada en la CDMX.

En aquella ocasión no fueron pocos conocedores del tema Pyme en México quienes consideraron que la oferta de esa consultoría no valía lo que pretendía cobrar por la licencia. A pesar de ello un grupo de emprendedores y empresarios mexicanos, residentes los más en Monterrey, se aventuraron con la licencia y lanzaron en México el servicio de la metodología con éxito inicial, aunque con el tiempo quienes la aplicaron en el país encontraron que la forma de hacer negocios en nuestro territorio exigía cambios que la propia metodología licenciada no permitía.

Así es que al vencimiento de la licencia de Gerber (muy bien posicionada en México por la presencia de los alimentos infantiles) los empresarios mexicanos decidieron tomar la experiencia que les dejó el método E-Myth que no fue poco, complementando con otras y con las propias experiencias del quehacer empresarial en México. Lo que sobra en el país es creatividad.

Surge así a finales de 2016 Helpi Coaching con procesos que de alguna manera toman la experiencias de Pumpking Plan de Mike Michalowicz de Profit First Professional, lo mejor de E-Myth más otras experimentadas y con resultados atractivos en países de América Latina. El ecléctico metodológico ha dado buenos resultados en pequeñas empresas y el reto que está a punto de lanzar esta firma 100 por ciento mexicana ya con experiencias en 15 naciones, entre ellas una en África y en España, es una metodología para microempresas.

El proceso metodológico que oferta esta empresa mexicana radica su ejercicio sobre siete áreas básicas de cualquier empresa, a saber: planeación estratégica, orden y estandarización de procesos, finanzas, activo humano, marketing, ventas y responsabilidad social.

Lo particular de esta metodología mexicana radica en que se comienza el proceso con una valoración general de la empresa, especie de check up que determinará las áreas críticas de la empresa por donde comienza la labor de coaching y en el tiempo se van alineando el resto de los procesos que no se estiman como críticos. El trabajo se realiza en todo momento con la presencia vía remota de coaches de la metodología y apoyos con materiales de videos que se reproducen en línea. Se revisa tres veces al mes el transcurrir de la empresa y en la cuarta se alinean pendientes.

El promedio del proceso es de 18 meses, pudiendo ser menor si la empresa alcanza procesos de maduración medidos a partir de los resultados comparados con aquellos existentes cuando se inició el procedimiento de asesoría.

Los resultados, como es lógico, dependen mucho de la empresa y del sector en el que se encuentran. Pero hay casos extraordinarios en los que la empresa multiplica por cinco sus ventas o aquellas que estaban en riesgo de desaparecer pero ahora han logrado estabilizarse y tener más calma y control sobre el mercado.

Por el momento Helpi Coaching ya trabaja en un procedimiento en línea, sin la presencia de coaches, pensando específicamente en las microempresas, que será lanzado en agosto a más tardar.

Por lo pronto, queda claro que la forma de hacer negocios y de operarlo es muy distinto en Estados Unidos que en México, y que una metodología que sea exitosísima en la Unión Americana no ofrece los mismos resultados en nuestro país. Toca ya la época en la que la metodología mexicana comienza a ganar adeptos entre las empresas mexicanas que requieren de un trabajo de asesoría que les permita afinar su funcionamiento.

El reto de esta metodología está en llegar a la microempresa. Ese es el gran reto del ecosistema empresarial mexicano. Profesionalizar al segmento micro en donde se encuentran 97 por ciento del número de unidades empresariales en el país y el grueso del empleo formal. Ese es el gran paradigma del ecosistema emprendedor mexicano. Por lo pronto las similares del E-Myth pueden decir que su eficiencia está en el terreno del mito... quizá.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.