Dos Ríos, talento mexicano para empresas extranjeras
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Dos Ríos, talento mexicano para empresas extranjeras

COMPARTIR

···

Dos Ríos, talento mexicano para empresas extranjeras

28/05/2018

Como suele suceder con bastante frecuencia, el talento mexicano es más valorado por extranjeros, que aprovechan los alcances de empresas nacionales relevantes por su innovación. Tal es el caso de Dos Ríos.

Dos Ríos, de Rafael Ríos y su hermano, tiene su antecedente remoto durante los estudios de maestría de Rafael, en Suiza. Él inicialmente estudio contaduría pública y derecho fiscal pero su función dentro de un banco Suizo fue valorar riesgos en proyectos innovadores. De ahí le nació el gusto por la microbiotecnología.

Hoy, las empresas que derivaron de Dos Ríos (siete en total) tienen una larga experiencia en la reducción de elementos causantes del efecto invernadero. Son empresas que han asombrado a extranjeros.

En 2009 efectuaron cinco plantaciones en un total de tres hectáreas en Egipto, donde pusieron olivos en pleno desierto. Posteriormente llevaron su innovación a los Emiratos Árabes Unidos, en donde hicieron plantaciones de maderas preciosas y semipreciosas también en pleno desierto. Este paso lo dieron gracias a extranjeros que fueron impresionados por los planteamientos de la empresa mexicana.

En Chile, en 2010 demostraron que era posible obtener frutos cítricos en el desierto de Atacama que es, o era entonces, considerado el más extremo del mundo.

Sus resultados llamaron la atención del MIT y en Harvard, y hasta la fecha lo que hicieron en esos lugares continúa ofreciendo frutos, y bancos de desarrollo mundiales han financiado la continuación de los modelos de producción agrícola en plenos desiertos.

A su paso por el Colegio de Posgraduados de la Universidad de Chapingo obtuvo de inversionistas de Canadá confianza para desarrollar un proyecto verde en Abu Dhabi. Posteriormente realizaron un parque demostrativo en Durango consistente en la siembra de maderas preciosas, pero como requieren de tiempos largos para obtener resultados, de siete a quince años, procuraron migrar otro proyecto en Sonora donde ahora obtienen diversos productos de las excretas de ganado.

Hoy se aprovecha menos de 3.0 por ciento del potencial de la excreta de ganado. Se obtiene del desecho metano, luz eléctrica, proteína para consumo animal, mediante el funcionamiento de grandes biodigestores de los que se obtienen tanto metano como CO2. Esto ha representado a los propietarios de 18 mil cabezas de ganado ahorros en sus procesos productivos cercanos a 45 por ciento. El modelo comprende unidades o módulos de 500 cabezas de ganado. Son a la fecha 36 módulos sobre tres hectáreas de terreno.

Posteriormente se fueron a Querétaro donde instalaron un parque demostrativo de sus biotecnologías que permiten producir electricidad del aire que generan los automóviles que transitan por la carretera donde obtienen cinco kilowatts mediante módulos eólicos de menos de 1.5 metros cuadrados.

En total, dentro de su parque demostrativo se obtienen productos de siete procesos distintos que incluye producción de plásticos, proteínas, electricidad, carbohidratos, fertilizantes, entre los más importantes.

En la medida en que sus procesos incluyen determinados secretos industriales prefieren que las empresas puedan constatar cómo sí se obtienen esos productos y cómo se vinculan con los procesos industriales de sus posibles socios en proyectos de diversa índole.

Esta empresa fue distinguida como el Premio Nacional del Emprendedor pero desafortunadamente de poco sirvió para proyectarla a nivel nacional y en varios estados del país. Más se han acercado empresas e inversionistas extranjeros para aprovechar sus desarrollos en micro biotecnología.

Una lástima que no aprovechemos al máximo el talento mexicano. La corrupción ha impedido que esta empresa aporte a municipios diversas soluciones que pudieran jugar en favor de un México más moderno. Hoy no hablamos de un nuevo modelo constructivo que Dos Ríos acaba de patentar y del que podremos escribir posteriormente.

Para localizar a esta empresa mexicana a la página www.2rios.mx o bien al teléfono 5559134213.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.