¿Dispuesto a jugarse su sello fiscal?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Dispuesto a jugarse su sello fiscal?

COMPARTIR

···

¿Dispuesto a jugarse su sello fiscal?

04/04/2018

Bajo el supuesto de que pocos encuentran atractivo pagar impuestos y de que siempre habrá quien quiera "verle la cara a Lolita", habría que preguntar si hoy están dispuestos a jugarse el SELLO FISCAL en una maniobra que la autoridad pueda considerar al margen de sus obligaciones con la ley correspondiente.

Pocas empresas que van por la carretera de la legalidad, sobre todo las micro y pequeñas, tienen claro que incumplir con sus obligaciones les puede representar el que la autoridad decida cancelarles el SELLO FISCAL con lo que ello implica para sus operaciones cotidianas.

Ello significa, traducido a las lides balompédicas, una EXPLULSIÓN DIRECTA del terreno de juego.

Significa sacarlos de la cancha de la legalidad e impedirles seguir vendiendo o prestando un servicio con la correspondiente emisión de facturas. Implica, por ello, no poder cobrar, pero también no poder hacer deducibles sus pagos a proveedores o bien a sus colaboradores directos.

Pocas empresas pequeñas tienen clara la consecuencia de omitir con sus obligaciones. Pocas conocen qué pudiera significar.

El sello digital define el ADN del contribuyente ante la autoridad hacendaria. Es un trámite que seguramente habrá olvidado el contribuyente y no lo tenga en mente. No es complicado que el SAT le conceda el sello pero tampoco tendrá claro la facilidad con la que el fisco le puede cancelar esta facilidad que finalmente permite no solo facturar sino también pagar a sus empleados.

Bajo determinados supuestos la autoridad puede cancelar este sello. Comunicará al contribuyente que ha procedido a la cancelación vía el buzón tributario. La empresa o particular que se haya resistido a este sistema de comunicación con la autoridad y haya promovido ante ello un amparo, haya procedido o no, tendrá problema para enterarse de la decisión de la autoridad.

Vamos a suponer que cuenta con este Buzón Tributario. En este caso lo que se recomienda es inmediatamente proceder a presentarse ante la autoridad y conocer los supuestos que bajo el artículo 17H del Código Fiscal de la Federación la autoridad ha determinado cancelarle este sello.

Tendrá la oportunidad de responder a los supuestos entre los cuales está el NO ESTAR LOCALIZADO o bien el que la autoridad haya supuesto que usted o su empresa ha participado en operaciones simuladas. También cuenta como argumento el no cumplimiento con las obligaciones regulares que uno cuenta ante el Fisco.

El castigo es drástico y el golpe puede ser contundente porque de manera tácita saca de la legalidad a la empresa o a la persona física. Si no atiende de inmediato y de manera exitosa el recurso de argumentación ante la autoridad, la empresa está virtualmente muerta.

Hay procesos legales de empresas que han recurrido a este procedimiento de defensa que llevan hasta dos años litigando, dos años en los que es imposible emitir un solo documento fiscal a clientes, proveedores o empleados.

Finito.

Mire. No se trata de arriesgarse así sobre todo cuando tanto está en juego. Participe por el carril de la legalidad y evítese sorpresas y problemas. Más vale.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.