Inversión extranjera en la CDMX
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Inversión extranjera en la CDMX

COMPARTIR

···

Inversión extranjera en la CDMX

31/05/2018
Actualización 31/05/2018 - 14:03

Las cifras de inversión extranjera directa en la CDMX durante la gestión de AMLO fue uno de los temas que más se debatieron después del encuentro entre los candidatos a la presidencia de la República. El dictamen de Verificado 2018 sobre quién tenía razón, AMLO o Anaya, fue que ambos candidatos usaron los datos a modo. El tema amerita algunas reflexiones adicionales.

Primero.- Hoy podemos hacer el análisis de la inversión extranjera directa por entidad federativa gracias a un trabajo serio realizado por la Secretaría de Economía recientemente. Uno de los reclamos que por años hicimos desde los gobiernos locales, era el conocer las exportaciones y la inversión extranjera directa por entidad federativa, dado que las bases de datos originales, tanto del SAT como de la Comisión Nacional de Inversiones Extranjeras, toman como referencia la ubicación donde esta la dirección fiscal (el corporativo). Sobre el primer caso, el Inegi ya publica la serie de exportaciones relacionadas con la minería no petrolera, extracción de petróleo e industrias manufactureras por entidad federativa, falta el sector primario. Sobre el segundo, la Secretaría de Economía integró una serie que utiliza información sobre la localización operativa y la estructura corporativa de las sociedades para asignar la IED a su destino geográfico. Antes, por ejemplo, la inversión de General Motors de Silao, Guanajuato se asignaba a donde estaba el corporativo, es decir a la CDMX. Por ello se decía que la CDMX captaba más de 50 por ciento de la IED del país, ahora contamos con estimaciones más realistas. Un buen esfuerzo, sin duda, de la Secretaría de Economía.

Segundo.- Es normal, como lo hizo el candidato de Morena, que los gobiernos locales presuman el monto de inversión extranjera directa que llega a cada entidad federativa y los empleos que se generan como consecuencia de esa inversión, no sólo por el impacto que tienen en el desarrollo, sino también porque en realidad compiten con otros países y al interior de México. No obstante, el crédito debe ser compartido con el gobierno federal, dado que buena parte de las políticas que motivan que una inversión extranjera se instale en nuestro territorio se toman a nivel federal. En el caso de la CDMX, la mayor parte de las inversiones que se dieron durante el periodo que López Obrador fue jefe de Gobierno se realizaron en los sectores financiero y de las telecomunicaciones. Es claro que las inversiones en esos sectores tuvieron su origen en las políticas adoptadas por el gobierno federal y no con alguna política diseñada desde el gobierno de la CDMX.

Tercero.- No coincido con el argumento de Ricardo Anaya de ver de manera negativa que lo que explica el incremento de la inversión extranjera en la CDMX durante el periodo en que AMLO fue jefe de Gobierno tiene que ver con la adquisición de instituciones financieras. Es claro que es mejor tener inversión nueva y que cuando la inversión extranjera es para adquirir empresas ya establecidas se genera menor empleo adicional, pero también es cierto que la inversión extranjera, particularmente en el sector servicios, genera competencia y viene de la mano con nuevas tecnologías y la ampliación de servicios para los consumidores.

Cuarto.- Este tipo de debates refleja que tenemos que seguir trabajando para generar información de carácter local, como en el caso de la inversión, con mejor periodicidad. Ricardo Anaya citó el Censo Económico, que es una de las fuentes más importantes para obtener información desagregada geográficamente, desafortunadamente los censos económicos se levantan cada cinco años, en los años terminados en 4 y en 9, lo que impide dar un seguimiento puntual a esta variable estratégica para el desarrollo económico de los países y sus regiones .

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.