Escenarios sobre el sexenio 2018-2024
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Escenarios sobre el sexenio 2018-2024

COMPARTIR

···

Escenarios sobre el sexenio 2018-2024

01/11/2018

A medida que se acerca el primero de diciembre son más frecuentes las conversaciones que tienen como base los escenarios para el siguiente sexenio. Cada quien tiene sus propias hipótesis sobre el comportamiento que tendrá en materia económica el presidente López Obrador, muchos ven el panorama muy negro después de lo que pasó con la decisión del NAIM.

Para tratar de estudiar de manera sistemática lo que podría suceder en el futuro, científicos se han dedicado a construir modelos en los cuales pueden dibujar las trayectorias de distintas variables a partir de diferentes supuestos. No se trata en general de pronósticos sino del desarrollo de escenarios para el análisis de política pública. Jonathan Heath, recientemente propuesto como subgobernador del Banco de México (una excelente decisión) dedicó buena parte de su vida profesional a la construcción de modelos econométricos a partir de los cuales presentaba escenarios sobre la posible evolución de la economía mexicana.

Además de esos modelos cuantitativos, los expertos en prospectiva frecuentemente construyen historias a partir de la construcción de escenarios exploratorios que puedan tener cierta probabilidad de ocurrencia. Como lo ha expresado Richard Wells “El uso de escenarios para identificar estrategias hacia el futuro permite abandonar el pensamiento tradicional acerca de que éste será una continuación del presente. Los escenarios presentan realidades potenciales, diversas y futuras; cuestionan las zonas de confort; abren la mente a posibilidades divergentes y son una base para el análisis y la discusión en los procesos de toma de decisiones.”

Aunque no soy un experto en perspectiva y normalmente estos escenarios se construyen con horizontes temporales muy largos, en este y artículos posteriores voy a plantear cuatro escenarios para el próximo sexenio en aspectos económicos dependiendo del tipo de políticas públicas que se lleven a cabo, en un ambiente internacional con tendencia a deteriorarse. Los ejes sobre los que construí estas breves historias son dos: el manejo de las finanzas públicas y la evolución de la economía a nivel mundial, especialmente la de Estados Unidos.

Primer escenario: El poder es como el violín. Tomo como título de este escenario la frase que utilizo David Konzevik en Brasil a propósito del gobierno de Lula da Silva, “El poder es como el violín, se toma con la izquierda, pero se toca con la derecha”.

En este escenario el presidente López Obrador, ya en el poder, se da cuenta de las bondades de las políticas de mercado para impulsar el desarrollo del país, les da continuidad e incluso va más allá, impulsando una reforma fiscal basada en el IVA. El asunto del aeropuerto en Texcoco resultó excepcional. El escenario internacional es malo, pero no catastrófico.

Segundo escenario: No les voy a fallar. El título de este escenario está basado en la frase que ha utilizado frecuentemente el Presidente Electo, tanto en campaña como en el período de transición, cuando se le cuestiona sobre la dificultad o inviabilidad de llevar a cabo sus propuestas.

En este escenario, los cambios iniciados al inicio del sexenio relacionados en el manejo de la administración pública, la forma de tomar decisiones y las prioridades del gasto público continúan una vez en el poder para cumplir las promesas de campaña. Ante la imposibilidad de hacerlo con los recursos fiscales existentes, se recurre a incrementar la deuda bajo la consideración de que ahora sí se van a invertir bien los recursos. En el escenario internacional se acumulan los factores de riesgo pero no se da un efecto contagio para la economía mexicana.

Tercer escenario: Inercial. Este escenario muestra la tensión entre lo que el presidente López Obrador hubiera querido hacer y lo que tuvo que hacer; continúan las políticas económicas instrumentadas en los últimos años y los cambios resultan más retóricos que reales, salvo por la austeridad y la forma de tomar decisiones como en el caso del aeropuerto.

Aunque en el discurso continúa el mismo mensaje que dió recientemente el Presidente Electo: “No es más de lo mismo, no es simulación o gatopardismo. Transformar no es ejecutar o ‘dar el violín’, instrumento que se toma con la izquierda y se toca con la derecha. No y no, lo nuestro es auténtico y será distinto”; en la práctica se respetan los principios fundamentales del modelo seguido en el país en las últimas décadas. El escenario internacional se complica.

Cuarto escenario: Sálvese quien pueda. El título de este escenario está basado en un escenario desarrollado por Richard Wells de Lexington Group, en el que describe una situación en la cual hay un colapso del comercio global con el consecuente impacto en la economía mexicana dada su dependencia del comercio exterior.

Salvo que en este caso se combina con un mal manejo de la economía por parte del gobierno del presidente López Obrador, lo que ocasiona una caída en la producción y en el empleo similar a la de 2008-2009, pero con peores consecuencias.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.