¿Cuántos sueños se pueden recuperar?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cuántos sueños se pueden recuperar?

COMPARTIR

···

¿Cuántos sueños se pueden recuperar?

28/09/2017
1
 

 

sismo
,

Después de la tragedia y la increíble solidaridad colectiva de los últimos días, se van a vivir miles de historias individuales, complicadas, sólo con el apoyo de los más cercanos. Hay pérdidas irreparables y dolorosas de vidas de familiares y amigos cercanos que serán muy difíciles de procesar; habrá que vivir el duelo.

Pero si a esto les sumamos los sueños abandonados por la pérdida del patrimonio o por el fallecimiento del proveedor principal, la situación se vuelve más complicada. A los sentimientos de tristeza les seguirán los de angustia, incertidumbre e impotencia. Ya empezamos a escuchar noticias de muchos edificios de departamentos recientemente habitados que quedaron dañados en su estructura. Son edificios donde viven familias de clase media que seguramente invirtieron todos sus ahorros para comprar un departamento.

Cómo recuperar los sueños perdidos, la posibilidad de tener una vejez tranquila o de que los hijos vayan a la universidad; qué hacer con el sueño de comprar un automóvil para llevar a los hijos a la escuela, tener un techo propio o un ingreso para mantener a los hijos, cuando desafortunadamente falleció el proveedor principal o desapareció la fuente de ingresos del hogar; son preguntas que se van a hacer miles de personas en la CDMX y otros estados de la República.

La intervención del gobierno va a estar dedicada principalmente a atender a la población en situación de pobreza, como debe ser. Pero hay otro segmento de la población afectada que se acerca más a la definición de clase [media] que también la van a pasar muy difícil, por ello me parece que se deben explorar medidas diferentes a las tradicionales para este grupo.

Lo primero es hacer un censo de las familias que perdieron su casa o departamento. A partir de ese censo se podrían proponer varias cosas. Disponer de asesoría legal gratuita para los trámites ante las aseguradoras, pero también para otros casos; no dudo, por ejemplo, que muchas de esas familias tengan deudas pendientes con agiotistas.  Ver opciones para las familias que tenían un crédito hipotecario pero no estaban al corriente de sus pagos y por tanto no operaban los seguros, ni el de vida ni el de daños. Diseñar un esquema de beca completa desde preescolar hasta la universidad si falleció el proveedor principal y el hijo estaba en la escuela. Cancelar los adeudos fiscales para que el SAT no se vaya contra los herederos. Otorgar créditos hipotecarios con facilidades especiales. Apoyar para conseguir un empleo y otras que seguramente usted, estimado lector, está imaginando.

El sueño de la movilidad social puede convertirse en una pesadilla, una movilidad social en reversa. En la Encuesta de Movilidad Social Intergeneracional recientemente publicada por el Inegi, se preguntaba: Con respecto a su situación socioeconómica, en una escala que va de diez, lo más alto, a uno, lo más bajo, ¿dónde ubicaría hoy su nivel socioeconómico? Y lo mismo se preguntaba respecto de su familia cuando el entrevistado tenía 14 años. Un resultado interesante es que la mayor percepción de movilidad estaba en los hogares medios. Siete de cada 10 de los que consideraban que el hogar donde crecieron tenía un nivel socioeconómico de 2, 3 y 4, ahora consideran que están en los tres niveles superiores, es decir 3, 4 y 5; 4, 5 y 6; o 5, 6 y 7.

En este y otros estudios conducidos por el Centro Espinosa Yglesias se observa que México se caracteriza por contar con una composición relativamente movible entre los estratos medios. Es precisamente ahí donde se perciben mayores opciones para cambiar su nivel socioeconómico. Eso es lo que está en riesgo para miles de hogares.

Con estas tragedias muchos sueños desaparecen; ojalá se tomen medidas para que muchos de estos sueños no desaparezcan, sólo se posterguen. 

,

*El autor es profesor asociado del CIDE.

También te puede interesar:
El sismo y los ‘cisnes negros’
¿Podrá México cumplir con los objetivos de la agenda 2030?
¿Es posible terminar con la pobreza extrema en una década?

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.