Opinión

Ecos de los excesos
de Londres

1
   

    

Enrique Peña Nieto en Londres.

A la Presidencia de la República le pudo que el PAN le acusara de corrupción a propósito del viaje de Enrique Peña Nieto a Gran Bretaña. La consejería jurídica de Los Pinos se inconformó en el INE por un spot electoral que eso daba a entender, y la Comisión de Quejas y Denuncias del Instituto Nacional Electoral ordenó bajar el anuncio por “contener mensajes calumniosos”.

No abundaré en el papel del INE como censor de spots. De manera irresponsable los partidos han metido a los consejeros en un berenjenal que sólo provocará desgaste a la institución que debería enfocarse en lo realmente importante, como el (excesivo, por donde se le vea) gasto de los partidos en las campañas.

En su spot, el blanquiazul pregunta a dos chavos qué opinan de que el presidente Enrique Peña Nieto “llevó 200 invitados” a Londres.
“¿¡200!?”, exclama una joven en el anuncio. “Si es así como gastan nuestros impuestos, yo diría que es un ching...”, responde por su parte un joven. Inmediatamente, una voz en off dice: “Acabemos con la corrupción”. La voz en off remata diciendo que con el Sistema Nacional Anticorrupción, que propuso el PAN, “los políticos no volverán a darse la gran vida con tu dinero”.

¿Qué exactamente de este spot le dolió a la Presidencia? En el boletín, el INE explica que Peña Nieto planteó que “el promocional viola la libertad de expresión, en virtud que no se trata de críticas al ejercicio del cargo, sino que a partir de una propuesta electoral del Partido Acción Nacional (Sistema Nacional Anticorrupción), se descalifica y desacredita al Ejecutivo federal, sin ofrecer prueba alguna”.

Conste que advertí que estábamos en un berenjenal. El PAN sí critica el “ejercicio del cargo” (llevar 200 invitados) y sí hay pruebas (o por lo menos denuncias creíbles) de lo que se “descalifica”: darse la gran vida con tu dinero, lo que implicaría un desvío.

El 6 de marzo, Érika Hernández publicó en Reforma la nota titulada: “Codo a codo con la realeza”. Como reportera que es desde hace años de la fuente presidencial, Érika arranca así: “El interés por conocer esta ciudad (Londres) y acercarse a la realeza hizo que la comitiva que acompañó al presidente Enrique Peña alcanzara cerca de 200 personas, entre funcionarios, legisladores, empresarios, académicos, asesores y sus familiares…

“En el TP01 viajó parte de la familia del Presidente: Angélica Rivera y cuatro de sus hijas (una más se incorporó después)… así como una decena de elementos de ayudantía y guardias presidenciales, y un doctor y dos mujeres que ayudan a la primera dama en su arreglo. También, personal de logística, dos fotógrafos, un camarógrafo y representantes de 23 medios de comunicación. En Londres ya los esperaban Elisa Rivera, hermana de la primera dama, y Ana Cecilia Peña, hermana del mandatario… La primera dama contó con un equipo de fotógrafos y guardias para ella y sus hijas, quienes conocieron parte de la ciudad y fueron de compras”.

Luego vino la revista Hola, con sus 20 páginas sobre la visita de los Peña Rivera al Reino Unido. Y de remate la ropa, carísima, que lució Sofía Castro en la gira.

¿Entonces? Sí es creíble la denuncia del PAN sobre “la gran vida” que este gobierno se da “con tu dinero”. La Función Pública debería investigar si hay corrupción (olvídenlo); la Presidencia, que se queja de lo que provoca, debería informar quiénes fueron, por qué y cuánto erogó; y el INE no debería ponerse de tapete. Todo en un spot de 15 segundos. Un berenjenal.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
La importancia de llamarse David
Casas y más casas; este gobierno no es normal
EPN y Korenfeld, la señal que nunca llegó