Opinión

Economía y energía

El primer átomo de uranio fue dividido en un laboratorio de Europa en 1938. También se descubrió la fisión nuclear a través de elementos radiactivos. El resultado fue sorprendente, ya que se trataba de una fuente poderosa de energía, como nunca antes se había visto. Comenzó entonces lo que desde 2013 se conoce como Nueva Economía de la Energía (“New Energy Economy”), que substituirá paulatinamente al petróleo y a sus contaminantes.

La energía nuclear es la energía que se obtiene mediante la fractura, división o escisión de un átomo. A esto se le llama fisión nuclear. Cuando se unen dos átomos para formar un átomo individual, se conoce como fusión nuclear.

Un átomo es la partícula más pequeña dentro de la cual un elemento puede ser dividido sin perder ninguna de sus propiedades químicas. A eso se conoce como partícula subatómica y generalmente está compuesta por tres átomos: electrones, protones y neutrones. Un reactor es el dispositivo en el cual ocurre la reacción química o nuclear, la fisión y la fusión, produciendo energía.

La energía nuclear es más barata que cualquier otra fuente convencional de energía –y no produce emisiones. Por ser una industria con futuro y limpia, se ha convertido en un factor económico de importancia debido a que con los cambios climáticos se necesita contar con formas más rápidas de producir energía que la energía solar y la del viento.

El promedio del costo de la energía nuclear en EU es de 15 dólares por megavatio-hora. Lo cual es la mitad del costo promedio de otras energías. Al analizar tales cifras se comprende la creciente demanda de la energía nuclear y por qué ya es un factor económico para el desarrollo industrial de las compañías que produzcan energía nuclear, para las empresas mineras que generen uranio y para las compañías que construyan y den mantenimiento a las plantas nucleares.

Twitter:
 @SalvadorGLignan