Opinión

Ebrard y su Línea Dorada

Ahora fue una empresa de peritos alemanes la que indicó lo mismo que había dictaminado la especialista francesa Systra: los trenes adquiridos para la Línea 12 del Metro no sirven para esas vías.

¿Cuántas empresas más hay que contratar, y pagarles por su trabajo, para que nos digan lo mismo?

Systra, en un nuevo informe, alerta sobre un posible accidente en caso de seguir usando esos trenes, como lo reporta hoy EL FINANCIERO.

Ya es tiempo de que el gobierno del Distrito Federal suba la mira y llame a cuentas a Marcelo Ebrard, exjefe de Gobierno, para que explique ese atraco a la población capitalina.

Los 30 trenes encargados a la constructora española CAF nos cuestan 18 mil millones de pesos a pagar en 15 años, para un servicio que no sirve. Esos trenes no son compatibles con las vías.

Los trenes se encargaron a la española CAF por adjudicación directa, y no sirven.

¿Cómo es posible que se mandaran a fabricar trenes sin licitación, cuyas medidas son para un sistema suburbano en tanto que las vías están diseñadas para el Metro, como señalan la empresa francesa Systra y la alemana TÜV Rheinland?

El atraco a las finanzas de la ciudad es demasiado grande como para esconder la basura bajo la alfombra.

Anualmente los capitalinos debemos pagar a CAF, por 30 trenes que no sirven para esas vías, la cantidad de mil 350 millones de pesos.
Estamos hablando de alumbrado que se deja de instalar, de patrullas que se dejan de adquirir, y de hoyos en las calles que se dejan de bachear.

Los funcionarios de Ebrard, y él mismo, deben explicar por qué encargaron esos trenes inservibles mediante adjudicación directa y no a través de un concurso público.

El costo total de la obra inútil de la Línea 12 fue de 42 mil millones de pesos: 18 mil millones en el arrendamiento de trenes, más 24 mil millones de pesos en vías y estaciones.

Resulta que el presupuesto de la obra encargada a ICA, Carso y Alstom, originalmente era de 12 mil millones de pesos y terminó costando 24 mil millones de pesos.

Hay una obligación moral, jurídica y política para que Ebrard y su equipo expliquen cómo se les disparó el costo de la obra al doble, y al final de cuentas las vías que construyeron no sirven para los trenes que encargaron.

Ebrard tiene que decir por qué puso al frente del Proyecto Metro, para hacer la Línea 12, a Enrique Horcasitas, cuyo hermano Luis es vicepresidente de la empresa ICA que construyó la línea que no sirve.

¿Por qué tanto dinero tirado? ¿Quién lo recogió? ¿Por qué tanta negligencia en perjuicio de la ciudadanía? ¿Por qué tanta opacidad?

Marcelo Ebrard debe explicar por qué tenemos que pagar un millón de pesos diarios en la renta de camiones que dan servicio a los 160 mil usuarios que se quedaron sin transporte debido al cierre de buena parte de la Línea 12.

Y a los más de 360 mil capitalinos que usaban a diario la Línea 12, tiene que decirles por qué puso en riesgo sus vidas al inaugurar, el 12 de noviembre de 2012, una obra de la que tenía el reporte del desgaste ondulatorio, según fe de hechos que constan ante notario público.

Twitter: @PabloHiriart