Opinión

Ebrard no entiende

Ay, Marcelo. ¿No sería mejor hacer un ejercicio de humildad y entender de una vez por todas que aunque te tires al suelo, patalees, te escondas, te indignes, te ofendas o ignores a todos los demás, no podrás sacudirte la responsabilidad por el fiasco y las irregularidades en la construcción y equipamiento de la Línea 12 del Metro?

En los últimos días, Marcelo Ebrard echó a andar a sus huestes para tratar de desviar los reflectores hacia alguien más por las irregularidades -aún no reveladas en su totalidad- en torno de la obra más fastuosa de su gobierno y que resultó un fiasco.

El lunes pasado, diputados del PRD y Movimiento Ciudadano interpusieron una demanda en contra de Joel Ortega, director del Metro y excolaborador de Ebrard, por no haber permitido el mantenimiento necesario para la Línea 12 del Metro lo que, según ellos, derivó en las fallas que provocaron su cierre parcial.

Ricardo Mejía, del Movimiento Ciudadano, José Ángel Ávila, Mario Carrillo, Malú Micher, Lourdes Amaya y Yesenia Nolasco, acudieron a la Contraloría capitalina para pedir que se investigue la actuación de Ortega sobre su responsabilidad en la Línea 12. Casualmente todos ellos son cercanos al grupo político del exjefe de gobierno capitalino.

Mejía dijo que “se ha tendido una cortina de humo para el golpeteo político. Lo único cierto y comprobado es que hubo falla en el mantenimiento. Hay varios dictámenes y hemos visto que la Contraloría ha sido omisa en abrir esa línea de investigación contra el titular del Metro, Joel Ortega”.

Sin embargo, a Marcelo no lo tocan y ni siquiera mencionan a Mario Delgado, quien fue el secretario de Finanzas en el Gobierno del Distrito Federal y quien sabe muuuucho, toooodos los detalles de esa obra y de muchas otras cosas del gobierno de Ebrard. Por ejemplo, lo que hubo detrás de las populistas pistas de hielo y las playas urbanas.

Los incondicionales de Ebrard no contaban con la revelación de una tarjeta informativa que advertía al ridículamente autoproclamado ‘Mejor Alcalde del Mundo’ sobre los riesgos de utilizar ruedas férreas en lugar de ruedas neumáticas en la Línea 12.

La tarjeta está fechada en 2007 y firmada por el exdirector general del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Francisco Bojórquez, quien afirmaba que la tecnología neumática brinda mejores condiciones de seguridad que la férrea. “Yo le sugiero que decidamos trenes neumáticos, previniendo cualquier incidente grave en la nueva Línea 12 que pudiera opacar sensiblemente nuestra administración, dadas las condiciones de inestabilidad de los suelos del Distrito Federal. Vayámonos por la segura”.

A esto, Marcelo Ebrard sólo contestó que no hará comentarios. Ya llegará el momento en que tendrá que explicarnos. Aunque se niegue a admitirlo, él es el principal responsable de todas esas irregularidades de la Línea 12, sólo él. Esperemos.