Opinión

Ebrard, Aguirre Rivero... les importa un rábano
la ley

1
    

    

Ebrard (Ilustración)

De muy poco servirán al país buenas leyes contra la corrupción si no hay decisión para aplicarlas.

Los grandes atracos realizados en las últimas fechas han quedado impunes.

De 2012 a la fecha la Secretaría de la Función Pública ha impuesto multas a mil 123 funcionarios, por un total de dos mil 419 millones de pesos. Pero éstos han pagado menos del 10 por ciento.

Les vale un comino la ley, sea buena o mala.

Ahí tenemos la estafa de la Línea 12 del Metro, en que se gastaron más de 45 mil millones de pesos en trenes que no sirven para esas vías, y vías que están mal hechas.

El responsable político de ese golpe al presupuesto de los capitalinos es Marcelo Ebrard, quien no ha respondido una sola pregunta ante el Ministerio Público.

¿Para qué queremos leyes anticorrupción si a los que la hacen no les pasa nada?

El funcionamiento de la Línea 12 se tuvo que suspender parcialmente para evitar un accidente mayúsculo. Cuatrocientas treinta y cinco mil personas se quedaron sin transporte por ello.

Y el responsable de ese insulto de 45 mil millones de pesos es candidato a diputado plurinominal por el Partido Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado.

Sí, muy bonitas leyes, y que bueno que así sean, pero mientras no se apliquen y se sancione a los responsables de verle la cara a la ciudadanía, no van a servir de mucho.

El exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, tendría que estar sentado ante un juez para responder por mil 072 millones de pesos ejercidos con anomalías, de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación.

Pero, ¿quién le hace caso a la Auditoría Superior de la Federación?
En el sexenio anterior detectó pagos indebidos, absolutamente inflados, por la construcción de la Estela de Luz y no pasó nada.

Se compró un sistema de cómputo casi inservible para el IMSS en miles de millones de pesos a la empresa india Tata, y no pasó nada.

Tampoco pasó nada con la compra de medicinas a precio superior al de mercado, para el ISSSTE.

Aguirre Rivero, impulsado a la gubernatura por Marcelo Ebrard, desvió para su empresa Comercializadora 2003 SA de CV, 280 millones de pesos según la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

Por eso cayó preso su hermano Carlos Mateo, su sobrino Luis Ángel y seis integrantes de la familia de Víctor Hugues, subsecretario de Finanzas del exgobernador.

Hacienda puso en su oficio dirigido a la PGR (119/F/B/0096/2015) que la cabeza de ese grupo delictivo era Ángel Aguirre Rivero. ¿Y? No pasó nada.

Al contrario, Aguirre Rivero amagó en estos días con la posibilidad de volver al gobierno.

¿Buenas leyes? Excelente. Pero que se apliquen.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
Ayotzinapa, ampliar la investigación
La corbata naranja de Marcelo Ebrard
PRI-PAN, una guerra insensata