Opinión

Duro impacto social del "secuestro": Katrina vanden Heuvel


 
Esta vez no fructificaron las negociaciones de último momento en el Capitolio, como las sostenidas al borde del 'abismo fiscal' en las primeras horas del año para evitar una demoledora alza de impuestos y el recorte del gasto público por más de 600,000 millones de dólares.
 
El 'secuestro' del presupuesto es una realidad en Estados Unidos -así se cobran los republicanos los nuevos impuestos para los más ricos, que en 10 años ascenderán a 620,000 millones de dólares, afirman los simpatizantes de la Casa Blanca- y, si bien la mitad del primer recorte automático por 85,000 millones de dólares golpea en particular al Pentágono, su impacto también será resentido entre los más pobres y aumentará la brecha social, advierte Katrina vanden Heuvel, directora de The Nation.
 
Vanden Heuvel, titular y copropietaria del semanario desde 1995, cuando fue rescatado por un grupo de inversionistas que incluyó al actor Paul Newman y el novelista E.L. Doctorow, simplemente indica: "La dura realidad es que la economía aún está en problemas. Se contrajo en el último trimestre, incluso antes de que la gente fuera golpeada con el fin de la excención al impuesto sobre la nómina, que tomará mil dólares del cheque anual de las familias típicas y la Oficina Legislativa del Presupuesto calcula que el crecimiento en 2013 apenas será de 1.5 %".
 
Lo anterior significa, asienta, que continuará el desempleo masivo, con más de 20 millones de personas en busca de un trabajo de tiempo completo y salarios a la baja, mientras el 1% más rico logró un 'inimaginable' 121% de todo el crecimiento del ingreso en 2009-2010, es decir, justo al 'salir' de la 'gran recesión'.
 
Tendencia
 
"Esta tendencia -puntualiza Vanden Heuvel, también colaboradora de The Washington Post y miembro del Consejo de Relaciones Exteriores-, probablemente empeorará. Janet L. Yellen, vicepresidenta del Consejo de Gobernadores de la Reserva Federal, describió el trágico costo humano del desempleo extendido a largo plazo: Familias perdiendo su hogar; aumento de la depresión y del divorcio; niños atemorizados y habilidades perdidas. Una generación joven que sale de la escuela para sentarse en el sofa".
 
Barack Obama, apunta por su lado Time, se atrincheró en su postura y espera que la presión pública obligue a los legisladores a regresar a la mesa de diálogo. Cada vez más harto de que los 'fiascos fiscales' obstaculicen al resto de la agenda de su segundo gobierno, prometió en su discurso semanal seguir empujando reformas en inmigración, control de armas, educación preescolar y transporte.
 
Sin embargo, queda menos de un mes para alcanzar un plan que financie al gobierno federal después del 27 de marzo, cuando se avecina otro choque político en mayo, por el techo del endeudamiento.
 
El mandatario demócrata advirtió que el 'secuestro' podría eliminar más de 750,000 empleos; John Boehner, líder republicano de la Cámara de Representantes, a quien muchos militantes del 'Gran Viejo Partido' no le perdonan haber transigido, por primera vez en 20 años, en el incremento de impuestos, expresó su satisfacción porque se evitará discutir simultáneamente 'la amenaza del cierre del gobierno y el secuestro'. Su colega, la diputada federal Cathy McMorris Rodgers, lo explicó de manera más clara: "Hicimos la tarea y demostramos que las decisiones se pueden tomar en forma responsable y reflexiva".