Opinión

Dudan PAN y PRD para el Edomex

      
1
   

      

pri me

Quienes impulsan una alianza para derrotar al PRI en el Estado de México tienen los días contados. El calendario electoral para elegir gobernador constitucional en la entidad tendrá, entre otros plazos, como fechas límites el 23 de enero de 2017 para registrar convenios de coalición, y para candidatos comunes hasta el 29 de diciembre de este año.

No hay que olvidar que el proceso electoral en la entidad mexiquense formalmente inició en septiembre y los tiempos para la publicación de las respectivas convocatorias por parte de los partidos políticos para el desarrollo de sus procesos de selección interna iniciaron el 22 de noviembre y tienen como plazo hasta el 22 de enero.

La fecha límite para la aprobación de topes de gastos de precampaña será el 22 de enero y la realización de éstas del 23 de enero al 3 de marzo, con una duración de 40 días. Los candidatos deberán ser registrados a más tardar el 2 de abril, las campañas electorales tendrán una duración de 59 días iniciando el 3 de abril y concluyendo el 31 de mayo, y la suspensión de la difusión en los medios de comunicación social de toda propaganda gubernamental es el 4 de junio a las 18:00 horas.

La jornada electoral se llevará a cabo el día 4 de junio, a partir de las 08:00 horas, hasta la publicación de los resultados electorales, y el cómputo final de la elección de gobernador tendrá que ser entregada a más tardar el 16 de agosto.

Esos son los tiempos y parte de las obligaciones que habrán de cumplir los partidos políticos para la competencia electoral por la gubernatura estatal, en el entendido de que serán aproximadamente 11 millones de ciudadanos con derecho a votar y participar en la elección.

Con más de 85 años como grupo hegemónico en el poder, el PRI llegará a la cita con un solo objetivo: ganar, aunque en ese propósito están también, y muy alentados, los partidos PAN y PRD, que en junio pasado obtuvieron en alianza política resultados favorables en Veracruz, Quintana Roo y Durango, de ahí que a contrarreloj ambas organizaciones busquen concretar una coalición que enfrente al candidato del partido en el gobierno.

Kilo por kilo, libra por libra, los analistas opinan que cualquier candidato del tricolor estaría en posibilidades de ganarle a cualquiera de sus rivales si estos llegan solamente con la protección de las siglas de sus partidos, pero los escenarios cambiarían si uno de ellos es respaldado por dos o más de las partidos más fuertes a nivel estatal y nacional, y en esa negociación se encuentran los dirigentes de Acción Nacional y el sol azteca.

Factor relevante en este proceso, sin duda, también será la unidad que los dirigentes partidistas y sus militantes logren mantener una vez que se designen a sus candidatos, porque ya de por sí se antoja difícil la jornada como para entrar a procesos de desgaste por el desprendimiento o división que pudiera ocasionar la pura nominación de los candidatos o candidatas, independientemente que se da por hecho que el abanderado del PRI recibirá el respaldo estratégico de sus aliados del PVEM y Nueva Alianza.

En caso de que no se logre una coalición opositora al PRI y sus aliados, sea cual sea el nombre del candidato o candidata priistas prácticamente estaría asegurando un triunfo y una gran bocanada de oxígeno a su partido rumbo a la contienda de 2018, en tanto que una alternancia en el gobierno mexiquense significaría de facto la tercera alternancia en la silla presidencial.

En la filas del PAN y el PRD saben que para ganarle al PRI en el Estado de México necesitan formar una alianza opositora fuerte, pero también están ciertos que con una derrota en esa estrategia no sólo perderían la oportunidad de una competencia de altura en la elección presidencial, sino que además perderán el poco o mucho prestigio ideológico que como partidos tienen. Tal vez por eso sus dudas y temores.


También te puede interesar:
​La agenda verde
​Arranca el PRI, se rezagan sus adversarios
Navidad sin mariguana