Opinión

Drogas EU: sin embargo se mueven


 
 
Si la nueva estrategia contra las drogas del gobierno de Barack Obama se centra en el consumo, la gran incógnita radica en saber qué va a hacer con los violentos cárteles mexicanos que ya se asentaron en territorio estadunidense.
 
 
Ante el avance de la legalización de la droga --comenzando con la marihuana en Washington y Colorado--, la nueva estrategia de Obama enfatizará el consumo y la prevención. Sin embargo, documentos oficiales del gobierno de los EU han insistido en el aumento en el consumo --no la disminución-- y en el peligro de seguridad nacional que representa la operación en los EU de los cárteles sin demasiada persecución judicial o policiaca.
 
 
La National Drug Threat Assessment 2011 --evaluación oficial, la última antes de cerrar el National Drug Intelligence Center, cuyo texto está en www.grupotransicion.com.mx-- ofreció más alertas que satisfacciones. Sin embargo, la nueva estrategia 2013 afirma una disminución en el consumo, aunque las cifras no concuerdan: en la evaluación del 2011 se presentaron cifras de 2007 por la dificultad de consolidar la certeza de los datos, pero en el documento del 2013, menos de dos años después, se habla de una “evidencia completa” sobre la baja en el consumo.
 
En el 2011 se afirma que el uso de la marihuana entre estudiantes “ha comenzado a aumentar después de una disminución gradual en la última década”. La razón ofrecida por la Evaluación 2011 se basó en la “percepción” entre los adolescentes menores de 18 años de un menor riesgo asociado con el abuso de esa droga por los mensajes dejados en los jóvenes por los debates nacionales sobre legalización de la droga; es decir, el debate sobre legalización condujo a un aumento en el uso de la marihuana en jóvenes.
 
 
En general, la Evaluación 2001 señala que en el 2009 el 8.7% de los estadunidenses mayores de 12 años usaba drogas consistentemente, un aumento sobre el 8% registrado en el 2008.
 
 
El mayor consumo fue de adultos de 18 a 25 años.
 
 
En otro punto, al Evaluación 2011 alertó la presencia en los EU de los siete principales cárteles mexicanos y el control del mercado al menudeo en tres mil ciudades. La evaluación incluye un mapa con puntos rojos en esas plazas y deja ver el territorio de los EU como una epidemia de sarampión. El documento identifica a los cárteles como organizaciones criminales trasnacionales. En la nueva Estrategia 2013 nada se dice de los cárteles, lo que indicaría un aflojamiento en la persecución de narcos en los EU y el espacio estadunidense casi como refugio criminal.
 
 
La Evaluación 2011 incluye un cuadro revelador: el cártel, el tipo de droga y su presencia activa en ciudades y zonas. El más presente en los EU es el cártel de Sinaloa del Chapo Guzmán, con operaciones en Florida, Grandes Lagos, Nueva Inglaterra, Nueva York y zonas del pacífico, Sureste, Suroeste y Medio Oeste. El grupo de sicarios de Los Zetas controlan mercado de cocaína y marihuana en las mismas zonas que el Chapo.
 
 
La penetración de los cárteles mexicanos en los EU ha sido tan fuerte que hasta Las Familia Michoacana, derrotada en 2011, tenía su parte del pastel estadunidense en el suroeste y en el sureste.
 
 
La Estrategia 2013 ignora por completo la presencia de bandas de narcos mexicanos en los EU --y su control de las cárceles estadunidenses como centro de operaciones--, se basa en cifras no consolidadas ni probadas de tendencia a la baja en el consumo e ignora advertencias anteriores respecto a la presencia en los EU de cárteles mexicanos controlando mercados al menudeo.
 
 
Al final, Obama tampoco replantea la estrategia de México en su guerra contra las bandas y los jefes del crimen organizado. En realidad, Obama sólo piensa egoístamente en los EU sobre un problema que es transnacional.
 
www.grupotransicion.com.mx