Opinión

Draghi prepara compras
de bonos soberanos

Los mercados globales arrancaron el año con una caída adicional en el precio del petróleo, en el rendimiento de los Bonos del Tesoro y en las monedas. Los posibles detonadores de este patrón de comportamiento fueron datos de debilidad en la industria manufacturera en Estados Unidos, en China y en la Zona Euro, combinados con reportes de incrementos récord en la producción de petróleo por parte de Rusia e Irán.

También fue publicada una entrevista en el diario alemán Handelsblatt al presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en la que afirmó que: “El riesgo de (una deflación) no puede ser totalmente excluido, pero es limitado. Tenemos que actuar contra ese riesgo. Estamos en los preparativos técnicos para alterar el tamaño, velocidad y la composición de nuestras medidas al principio del año 2015, esto debe ser necesario, para reaccionar a un periodo demasiado largo de baja inflación”.

El Consejo del Banco del Euro, integrado por 25 miembros, revisará un paquete de medidas cuantitativas (QE) en su próxima reunión de política monetaria el 22 de enero. Se tiene contemplada una reunión preparatoria este 7 de enero, el mismo día en que se publican los datos de inflación de la Zona del Euro para diciembre, en donde le podemos anticipar una inflación negativa.

La reducción generalizada en los precios de las materias primas y la precipitación de los precios del petróleo, combinados con la debilidad económica, están incrementando el riesgo de una espiral deflacionaria recesiva en Europa.

“El riesgo de que no cumplamos con nuestro mandato de estabilidad de precios es superior al que teníamos hace seis meses”, dijo Draghi. A la pregunta sobre el tamaño del programa del BCE de compras de bonos soberanos respondió que “es difícil de decir”. Pero le podríamos anticipar que se requiere un mínimo de 700 mil millones de euros para compensar los vencimientos de las líneas de crédito extendidas en el pasado, dado el fracaso de las subastas de crédito que realizó en septiembre y a principios del mes pasado.

IMPLICACIONES

Vemos tres posibilidades: una decisión de no comprar definitivamente bonos soberanos sin otras medidas adicionales de inyección de liquidez, haría subir al euro, pero podría desilusionar a los mercados provocando caídas en los precios de los mercados accionarios y en los precios de las materias primas. Una decisión tímida de un programa de compras de bonos soberanos por un monto pequeño, como 500 mil millones, generaría movimientos en la misma dirección. Una decisión de compra de bonos soberanos por algo cercano a un billón podría generar lo siguiente:

Para los mercados globales, una mayor depreciación del euro que podría implicar una apreciación más amplia del dólar contra todas las divisas. Menores tasas de interés en los Bonos del Tesoro y en todo el mundo. Una caída adicional en los precios de las materia primas y en el petróleo. Alzas en los precios de los mercados accionarios.

La inflación en México: Se tienen cuatro factores que presionan la inflación del primer mes del año: 1. El precio del dólar arriba de 14.70 pesos; 2. el incremento de 4.2 por ciento del salario mínimo; 3. el precio de la gasolina que aumentó 1.9 por ciento; 4. el incremento en los precios de algunos perecederos. Del lado opuesto, los factores que compensan la presión alcista de los precios son: 1. La reducción de 2.0 por ciento en las tarifas eléctricas residenciales y de 6.7 por ciento en la tarifa base de la industria; 2. la desaparición de las tarifas de larga distancia, aunque los paquetes comerciales de las telefónicas ya incluían esta ventaja; 3. la debilidad de la demanda; 4. el año pasado sufrimos una inflación generada directamente por los incrementos en impuestos.

En este año no tendremos incrementos en los impuestos. Calculamos que la inflación anualizada de enero va a aumentar respecto de la de diciembre.

Twitter: @ErnestoOFarrill