Opinión

Dos retos: petróleo y ébola

No disfruto de la posición de aguafiestas, pero percibo dos retos a los que en México nadie parece ponerles la cara: petróleo y ébola.

El petróleo cae, sí en precio, pero además quién sabe cómo le hacemos para producir aceleradamente menos crudo.

Datos: el precio de nuestro mole negro cayó 20 por ciento en un año. Y este año producimos diariamente 4.0 por ciento menos petróleo que el año pasado. Espere a ver el resultado de ventas a septiembre que presentará Pemex, a cargo de Emilio Lozoya, el 24 de octubre.

A ese lío sume el aviso que dio la semana pasada esa versión francesa de la recordada actriz Angelines Fernández, que es Christine Lagarde.

La semana pasada, la directora del Fondo Monetario Internacional advirtió de esa desaceleración en Europa que cada vez se parece más a una nueva recesión. Si los europeos cierran la billetera, ¿quién le comprará productos a los estadounidenses? y si a ellos no les compran, ¿quién nos comprará a nosotros?

Luego, lo del baño de crudo en Estados Unidos. Tienen tanto ahora que muchos abogan por abolir la prohibición de exportaciones en ese país, para venderlo a quien se deje.

Menos demanda de todo en Europa y mucha oferta de crudo en Estados Unidos. 

¿A qué le suena? A que la mezcla mexicana de exportación cerró el viernes casi a 80 dólares por barril. Cinco menos que en la Ley de Ingresos de este año.

Luego está lo del ébola. Hablé el miércoles con la secretaria de Salud, Mercedes Juan. Amablemente ofreció detalles sobre las estrategias preventivas de México ante el menor brote de la enfermedad.

¿Estamos en alerta o en campaña?, le pregunté, y rápido me respondió que ni lo uno ni lo otro.

Tranquilo me quedé hasta ver a los estadounidenses atrincherarse y luego leer esa noche un artículo en The Guardian en el que el descubridor del ébola, Peter Piot, advierte de que si el virus llega a Lagos, Nigeria, esta crisis derivará en catástrofe.

Para México hay riesgos de ello, incluso sin que llegue aquí la enfermedad: ¿qué europeo querrá subirse a un avión con destino a Cancún o a Vallarta, si sospecha de que éste podría estar cargado de bichos mortales?

¿Será usted millonario?

Súbale, hay lugares. Más de 60 mil asientos, si Ouliana Vlasova no se equivoca. ¿Quién quiere ser millonario… mexicano?

Cálculos de esta chica que es una de los 300 analistas de WealthInsight, prevén que antes del próximo Mundial de la FIFA, el número de mexicanos con al menos un millón de dólares en bienes adicionales a la casa que habita, subirá 47 por ciento.

Es decir, que en 2017 habrá 213 mil millonarios en el país, que se comparan con los 145 mil de 2012. Todo, justamente por la reforma energética.

“México aporta oportunidades tanto para inversionistas nacionales como extranjeros y se anticipa que atestiguaremos un fuerte crecimiento en individuos con alta riqueza”… escribió Vlasova en un reporte. Que se le haga la lengua… de profeta.

1
EVIDENTE: Oportunidad de Cura

California es la sede. El estadounidense Amgen, el más grande laboratorio de biotecnología del mundo, revisa la posibilidad de producir anticuerpos provenientes del tabaco, para atacar el ébola, bajo la marca ZMapp, de una empresa que hasta ahora casi lo ha hecho de forma artesanal. La posible cura tiene apoyos de la fundación Bill y Melinda Gates.

Amgen