Opinión

Dos factores relevantes
de Europa

 
1
 

 

euro principal divisa europea

El inicio del año estuvo marcado por un importante ajuste en los mercados globales ante el temor de una desaceleración más considerable de China. Para los próximos meses tenemos dos eventos clave que podrían tener también un impacto global. Ambos provienen de Europa.

Uno de ellos, más inmediato, es la próxima reunión del Consejo de Gobierno del Banco Central del Euro. El otro factor es el referéndum en el Reino Unido sobre su salida de la Comunidad Económica Europea.

En cuanto al primero, la reunión de política monetaria está calendarizada para el próximo 10 de marzo de 2016. El presidente del banco, Mario Draghi, ha venido anticipando que el instituto central no dudará en actuar en todo lo que sea necesario para evitar la deflación.

Este 9 de marzo se cumplirá un año de la primera operación de compra de bonos soberanos que hizo el BCE en su programa de creación de euros, que tiene contemplado crear 60 mil millones de euros mensuales.

El pasado 3 de diciembre el comité de política monetaria anunció que el programa monetario se prolongaría por seis meses más hasta marzo de 2017. Con esto se crearían un total de 1.4 billones de euros en 24 meses. Pero ahora se presenta la posibilidad de que en los últimos 12 meses del programa se creen aún más euros.

¿Qué implicaciones tendría esta decisión? Para darnos una idea de lo que podría implicar, revisemos lo que la política actual está ya impactando en los precios: hemos comentado en este espacio que los experimentos monetarios de los últimos años han generado importantes distorsiones en los precios de los mercados globales.

Cuando la Fed creaba dólares en exceso, vimos un debilitamiento generalizado del dólar, con un incremento en los precios de las materias primas, alzas espectaculares en las bolsas americanas, y una reducción exagerada en los rendimientos de los bonos del Tesoro norteamericano que llegó a registrar niveles inferiores a 1.40 por ciento anual en el Bono a diez años. La Fed terminó su programa de expansión monetaria en octubre de 2014.

Ahora con la coincidencia de los programas monetarios del Banco de Japón y del banco del euro, se están creando yenes y euros por el equivalente de 1.4 billones de dólares cada año. Como resultado de esta exagerada creación de liquidez de fuentes distintas al dólar, se tiene un fortalecimiento del dólar contra todas las divisas, una tendencia a la baja en los precios de las materias primas, se ha visto subir fuerte a las bolsas japonesa y europea, y se tienen rendimientos absurdamente bajos en los bonos de los gobiernos japonés y europeos. La tasa de los bonos japoneses a diez años se ubica en zona negativa en 0.8 por ciento anual. El rendimiento de los bonos alemanes a diez años cerró el viernes en 0.14 por ciento anual, mientras que la tasa de los bonos americanos equivalentes cerró en 1.76 por ciento anual. Hay un poco de distorsión en todo esto, ¿No le parece?

Ahora nos podríamos imaginar que con un aumento en la creación de euros, estas distorsiones se podrían exagerar aún más en los próximos meses. Podríamos ver, por ejemplo, cotizar al euro por debajo del dólar.

También podríamos ver un contagio de debilitamiento en las demás monedas. Los precios de las materias primas tenderían a bajar aún más.

El otro factor relevante es la convocatoria para el referéndum sobre una eventual salida del Reino Unido de la Comunidad Económica Europea.

En lo que va del año la libra esterlina se ha depreciado más de 6.0 por ciento. En los últimos días se devaluó 3.0 por ciento, tocando cotizaciones por debajo de 1.40 por libra.

El Banco Central inglés ha dado señales de que pudiera empezar a aumentar las tasas de interés, como ya lo hizo en diciembre por primera vez en ocho años la Fed.

La sociedad británica no está contenta con las aportaciones que el Reino Unido tiene que hacer anualmente a la comunidad europea para mantenerse dentro de la misma, dada la irresponsabilidad con la que algunos estados de la Comunidad han manejado sus Haciendas.

Una salida del Reino Unido de la Comunidad Europea le pegaría severamente a la economía británica, ya que perderían la exención de aranceles de la que gozan ahora para exportar a la economía continental.

Twitter: @EOFarrillS59

También te puede interesar:
Revisión de escenarios
Recesión en EU y en México, ¿cuándo y cómo?
Elecciones en EU, posible impacto en la economía y en los mercados