Opinión

Dos estampas de la relación México-EU

   
1
  

  

Rudy Giuliani. (Reuters)

Pocos intercambios humanos como los que se dan entre nuestro país y el vecino del norte. Más de un millón de cruces diarios en la frontera. Los millones de mexicanos diseminados por todo el territorio estadounidense, y los lugares de turismo en México que reciben tal cantidad de norteamericanos, que se habla inglés fluido por todas partes. Más allá de las relaciones diplomáticas o de tratados comerciales y asuntos bilaterales, las relaciones humanas entre ambos países son de gran magnitud y pueden resultar curiosas o sorprendentes. Tomo dos que salieron en medios en días recientes. Una política y otra de familia.

El Washington Post en una nota (29/11/16) señala la paradójica relación ente el radical derechoso y cercanísimo colaborador de Donald Trump, Rudy Giuliani y el populist López Obrador. La información señala la contratación del exalcalde de Nueva York por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en 2002. El gobierno del famoso Peje le pagó al señor la nada despreciable cantidad de 4.3 millones de dólares. El concepto fue la consultoría que en materia de seguridad para la Ciudad de México dio el exalcalde neoyorquino. De hecho fue el primer gran negocio internacional que realizó la consultoría Giuliani Partners.

La nota –firmada por Josh Rogin– también dice que López Obrador y Giuliani se reunieron en varias ocasiones acompañados del entonces jefe de la Policía, Marcelo Ebrard –que hasta hace unas semanas se ostentaba como miembro de la campaña de Hillary Clinton; como se ve, la dupla tiene serios desequilibrios–. El problema, dice Rogin, es que resulta relevante saber todo acerca de la clientela de Giuliani porque si es secretario de Estado en el gabinete de Trump y López Obrador es candidato formal a la presidencia, se puede dudar de su imparcialidad y favorecer a quien fuera su primer cliente. En fin, ya sabemos que en cosas de fanáticos, Dios los hace y ellos se juntan, no importa que sea un gringo de derecha con un mexicano de izquierda.

La segunda información tiene mucho de noble. Se trata de las hermanas gemelas Mónica y Sabrina Flores, de 20 años. Nacidas en New Jersey, de padre mexicano, ambas estudian medicina en Notre Dame. Son futbolistas y las dos son seleccionadas en la Sub-20. Mónica es seleccionada por México y Sabrina por Estados Unidos. Se enfrentaron en días pasados con resultado negativo para el Tricolor. Pero las imágenes de estas dos jovencitas saludándose antes del partido, jugando y consolando una a la otra al final del encuentro, son poderosísimas. Son la muestra de la integración de ambos países. Debiera ser algo que usara nuestro país en su promoción en Estados Unidos (se supone que habrá una campaña de reposicionamiento de México allá). ¿Qué mejor que difundir el presente y el futuro compartido de estas dos jóvenes que representan cómo se amalgaman dos naciones vecinas?

Como se ve, la relación entre ambos países da para todo.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:
Trump puso a los medios en jaque
Fidel, el priista cubano
¿Quién se chingó a Trump?