Opinión

Dormí con pordioseros y aprendí el lenguaje de los locos

 
1
 

 

   [Bloomberg] China es el cuarto mercado más grande para Danone. 

Cada verano, durante junio y julio, las universidades del mundo viven uno de los sucesos más relevantes en su ciclo anual: la ceremonia de graduación. En ella, una personalidad del mundo de los negocios, la política o un líder social suele dar un discurso que incluye una profunda reflexión para los graduados. Este año, un amigo empresario católico me ha enviado la liga a lo que podría ser el mejor discurso del verano.

Este discurso fue pronunciado por Emmanuel Faber, quien es el CEO de Danone, la empresa francesa global con amplia presencia en México en el mundo de los lácteos.

Faber relata primero en francés, y luego en inglés, la vida de su hermano menor, que fue diagnosticado con esquizofrenia cuando era joven e ingresado varias veces en hospitales psiquiátricos. Durante el avance de la enfermedad, el hermano de Faber tuvo amplios momentos de lucidez, y decidió estudiar ingeniería en agricultura. No obstante, la condición mental avanzó rápido y se convirtió en un vagabundo de las calles. Dormía poco y se hizo amigo de los pepenadores y la gente que trabaja por la madrugada…

Emmanuel estuvo a su lado durante esa etapa: Relata que cada tarde, “después de su siesta, me llamaba al celular cuando se hallaba a la orilla del río. Lo hacía a diario y me dejaba un mensaje de audio: únicamente con el sonido del agua, Entretanto yo viajaba por el mundo: Shanghái, México, Barcelona o París. Pero cada día que escuchaba yo este sonido me recordaba cuál era mi origen”.

“Gracias a mi hermano aprendí a hablar el lenguaje de los locos y a buscarlo mientras deambulaba por las calles. Descubrí el mundo de los hospitales psiquiátricos y hablé el idioma de la gente ‘loca’. Descubrí también la belleza de ese lenguaje y me di cuenta de que ser ‘normal’ puede implicar cerrazón. Gracias a él hice de los pordioseros mis amigos y dormí a su lado; y descubrí que se puede vivir y ser feliz con muy poco”.

El CEO de Danone conmovió a muchas personas durante este discurso el pasado junio durante la ceremonia de graduación de la famosísima escuela de negocios HEC de París, una de las mejores del mundo. Dijo también que actualmente hay tres enfermedades con las que se enfrentan quienes estudian las disciplinas de negocios: éxito, dinero y poder.

Sobre el éxito, señaló: “Olvídenlo. Es una carrera sin fin que se dirige hacia ningún lugar. Las listas del Salón de la Fama existen para que sus integrantes busquen sus propios nombres; pues no están interesados en los demás”. Sobre el dinero aseguró que había conocido a muchos banqueros y financieros: “…muchas personas que son prisioneras del dinero”. Finalmente recomendó: “nunca se vuelvan esclavos del dinero.
¡Manténganse siempre libres!”.


Twitter:@SOYCarlosMota

Correo:motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:

Borge y Duarte, a la cárcel; EPN de compras a Liverpool

La estrategia de Hipólito Gerard

Las clases de productividad del Sr. Zinser