Opinión

¿Dónde hacer nacer
las empresas?

1
 

 

lata

La pregunta no es ociosa. ¿Dónde promovemos preferentemente el surgimiento de empresas nuevas: en regiones rezagadas de la actividad económica o en donde está la masa del consumo y tendrán un ambiente propicio a su sobrevivencia?

Desde luego que tienen que promoverse en ambos, pero la función rectora del Estado parece indicar sin duda, pensando en el futuro, el que empresas puedan surgir de manera preponderante en donde hoy la actividad económica es más deprimida.

No es fácil hacer esto, cierto, pero no es prudente que perdamos la oportunidad para ejercerlo cuando las condiciones se presentan.

Retomo el asunto porque hay oportunidades que se han presentado y que lamentablemente por diversas razones no se han querido o podido aprovechar.

Los productores de insecticidas y fungicidas en México, predominantemente extranjeros, han realizado una tarea importante en la recolecta de sus envases que pueden resultar altamente contaminantes una vez vaciados.

No sólo los han recolectado, también los sometieron a procesos de limpieza estrictos de tal forma que con esos plásticos puede pensarse en procesos de reciclaje con garantía de que los nuevos productos no representen riesgos para la naturaleza o el ser humano.

Hasta hace seis años los envases limpios esperaron en contenedores a ser aprovechados, sobre todo en zonas rurales, porque la actividad de reciclaje no los demandaba.

Por aquellos años publicamos la oportunidad de que se crearan Pymes entre jóvenes con la misión de reciclar esos envases y obtener de ellos bancas públicas, postes de luz, coladeras para drenaje, tapas para la CFE, soportes para transportación de carga, mesas para parques públicos, entre otros productos ya presentes en otros países.

Los productores y responsables de la limpieza de sus envases estaban en la disposición de financiar la adquisición de las maquinarias dedicadas a la fabricación de los nuevos productos con plásticos reciclados.

Estaba entonces la política pública hacia Pymes muy involucrada con la misión de crear trabajos y de preferencia en los jóvenes. Esa oportunidad que le comento permitía pensar en una docena de empresas que trabajaran justo en las comunidades en donde se encontraban concentrados los envases limpios listos para el reciclaje.

Hasta donde quien escribe esto recuerda, no pudo concretarse nada, ni siquiera una reunión en donde se estudiara la probabilidad. Seguro con el tiempo la colecta y limpieza de los envases lejos de convertirse en una solución acabó siendo un problema.

No tuvimos empresas, pero tampoco postes, o coladeras, tapas, bancas o mesas en espacios públicos o jardines.

Los medios de comunicación también sirven o pueden servir para eso: para vincular necesidades con oportunidades de que en la satisfacción se genere riqueza y se creen empresas socialmente relevantes. En contacto con la oportunidad que tenemos de estar más cerca de la ciudadanía y la realidad los medios pueden ser vínculos que sirvan para canalizar el surgimiento de Pymes donde hacen ya mucha falta.

No tiene sentido, me parece, que la convocatoria de los medios de difusión colectiva sea desaprovechada. Promover la creación de empresas nuevas en donde hay una necesidad específica puede también ser motivada por la labor de la comunicación colectiva. ¿No lo cree usted?

Correo:
direccion@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
¿Más complejo de lo complejo que se contemplaba para las Pymes?
Pyme transforma alimentos de desecho en fuente nutritiva para ganado
Yuan se devalúa; Pymes chinas muestran interés por México