Opinión

¿Dónde está Hinojosa?

Ante la crisis que se ha desatado por el asunto de la “casa blanca”, resulta increíble que el dueño de la propiedad aún no dé la cara. En el manejo de crisis, una empresa debería salir a defender su reputación, a esclarecer los hechos, explicar lo acontecido y, en caso de haber cometido un error, dar muestras de cómo se remediará.

Sucede en todo tipo de industrias. En 2010 los cosméticos MAC cometieron el error de lanzar una línea de productos “MAC-Rodarte” que desató el agravio de ONG de derechos humanos, en particular de organizaciones que han luchado contra los feminicidios en Ciudad Juárez. MAC reaccionó rápido, canceló la línea de productos y donó las utilidades que esperaba de su venta (500 mil dólares) a ONG que trabajan a favor de las mujeres y víctimas de la violencia en Chihuahua.

En el caso de Grupo Higa, el silencio es absoluto. Es propietario de la casa, compró los terrenos, construyó la casa y dio el crédito hipotecario. Y, sin embargo, Hinojosa Cantú no dice ni explica nada.

Grupo Higa es una de las empresas mexicanas en el consorcio que ganó el proyecto del tren México-Querétaro. Además ganó el acueducto Monterrey VI y contratos en Pemex. Y, sin embargo, Grupo Higa no dice ni explica nada. Pero, eso sí, se retiró de una licitación de CFE para construir una hidroeléctrica.

El silencio es la peor estrategia de defensa. ¿Tendrán defensa? ¿Tendrán cómo explicar el crecimiento legítimo de su empresa? ¿Tendrán cómo comprobar que son una empresa técnica y económicamente competitiva? ¿En cuáles licitaciones han participado, dónde y cuántas han ganado? ¿Su propuesta era la mejor? ¿Se descalificó a otros participantes en los concursos? ¿Podrían dar explicación, contrato por contrato, de cómo se obtuvo cada proyecto y de la calidad con que se ejecutó?

En cada obra pública que Grupo Higa haya realizado, los ciudadanos somos los propietarios; se las pagamos y sus ganancias vienen de nuestros impuestos. Somos, además, el verdadero cliente de lo que se les contrata. ¿Podrían salir a rendir cuentas? ¿Nos podrían mostrar su declaración de impuestos de los últimos 10 años? ¿Será que mejor renuncien a los contratos obtenidos? ¿Qué le dirían a Antanas Mockus que afirma que los “recursos públicos son sagrados”?

Twitter: @julio_madrazo