Opinión

Dólar caro, no entremos en pánico, aprovechemos la oportunidad

 
1
 

 

ME. Detrás del alza del dólar.


Producto de diversos factores en el ámbito internacional y nacional hemos visto a lo largo del último año cómo el peso pierde valor frente al dólar estadounidense. Pero hasta ahora esto no debe ser un factor que nos deba preocupar, sino que debe ser visto como una gran oportunidad coyuntural para aumentar exportaciones, crecer la producción de la planta manufacturera nacional, fomentar el turismo de nacionales y extranjeros, y mejorar las condiciones de vida de las miles de familias que cada año reciben más de 24 mil millones de dólares en remesas.

Hay varios factores que ahora en día causan especulación en el ámbito internacional y le pegan al peso mexicano. Entre los más destacables tenemos:

1. La crisis de deuda griega y la posibilidad de que dicha nación eventualmente salga del euro ante su incapacidad de reactivar su economía y hacer frente a sus compromisos de deuda externa derivados de un endeudamiento público que supera el 260% de su Producto Interno Bruto (PIB).

2. La crisis de “burbujas” que se han gestado en China, dado que ahora en día dicha nación tiene la tercera burbuja de crédito más grande, la segunda burbuja inmobiliaria más importante y la burbuja de inversión más grande vista en todos los tiempos. Y esto hace que ahora mismo este es el mayor riesgo que encara la economía global de acuerdo con Credit Suisse. Al ser China la segunda mayor economía del mundo con un PIB de más de 10 billones de dólares (unas ocho veces más grande que la mexicana), este es un factor al que se le debe prestar bastante atención.

3. No obstante los dos puntos anteriores, el principal elemento que genera especulación e inestabilidad en los mercados financieros internacionales es la incertidumbre respecto a la fecha en la que el Banco de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) comenzará su etapa de alza en su tasa de interés de referencia. Para muchos las señales son cada vez más claras y se inclinan a pensar que el primer incremento podría darse tan pronto como en el mes de septiembre de este año. Para otros el primer aumento podría darse más cerca del fin de año, pero la cuestión medular es que una vez que comiencen a subir las tasas, que tanto se elevarán y con qué rapidez.

Hay quienes pronostican que una vez que inicie el periodo de alza en las tasas, éstas podrían subir hasta 2 puntos porcentuales en un periodo de 18 meses, mientras que otros consideran que la Fed será mucho más prudente y en un lapso de año y medio el alza en las tasas no superará un punto porcentual.

Ahora, entre los factores del ámbito nacional que también han contribuido a la debilidad del peso tenemos los siguientes:

1. La caída de los precios internacionales del petróleo, lo que ha provocado una disminución, en los primeros cinco meses de este año, de 44.8% en las exportaciones petroleras. Esto significa que en el periodo de enero a mayo de este año han dejado de entrar al país unos cinco mil millones de dólares por este concepto.

2. Mala imagen proyectada al exterior por el fracaso de la primera licitación de campos petroleros de la ronda uno. Por este concepto de esperaba generar inversión extranjera por más de 18 mil millones de dólares, pero el monto de lo licitado apenas supero los mil millones de dólares. Sin duda, este resultado es un duro golpe a la expectativa de crecimiento económico y de atracción de capitales vía inversión extranjera directa. Parece que la principal apuesta de reforma estructural del gobierno federal fracasó y esto no se ve bien en el exterior.

3. Percepción de un mayor riesgo país entre varios inversionistas que ven con temor la manera como el gobierno federal enfrentará la tempestad del año 2016. Después del arreglo entre los Estados Unidos e Irán, la expectativa es que los precios del petróleo continuarán bajos durante lo que resta del año y el año que viene, no se ve que el gobierno federal vaya a poder hacer muchos recortes en el presupuesto federal 2016, y la deuda pública crece de manera imparable. Hemos señalado como entre abril de 2012 y el mismo mes de 2015 la deuda económica amplia total del sector público pasó de 4.570 billones de pesos a 6.796 billones, lo que representa un incremento de 48.7% en tan sólo tres años. ¿Cuál será el impacto del alza en las tasas de interés en las finanzas públicas? Hemos señalado que por cada punto porcentual que suban las tasas de interés nacionales y extranjeras, el costo financiero de la deuda del sector público aumentará en 68 mil millones de pesos.

Es en este contexto de volatilidad internacional e incertidumbre en el ámbito nacional, que hasta el 24 de julio de 2015 el tipo de cambio de dicho mes ha promediado $15.86 pesos por dólar, lo cual contrasta con los $12.994 pesos por billete verde observados en el mismo mes de 2014 e implica que en el último año el dólar se ha apreciado frente al peso en 22.1 por ciento.

Sin embargo, se debe reconocer que este fenómeno de apreciación del dólar estadounidense no sólo se ha dado respecto al peso mexicano, sino que también lo ha hecho frente a una infinidad de monedas, entre las que destacan las siguientes: frente al dólar canadiense ha subido 19.5%, respecto al euro 23.1%, libra esterlina 9.8%, yen japonés 21.0%, peso argentino 11.9%, real brasileño 43.3%, yuan chino 0.2%, peso colombiano 46.3%, rublo ruso 63.6%, won coreano 11.8% y dong vietnamita 3.0 por ciento.

Es después de analizar esta información que podemos ver que en el último año México ha ganado competitividad por el factor tipo de cambio respecto a Canadá, Estados Unidos, el Reino Unido, Japón, Argentina, China, C

Esto es importante porque implica que nuestras exportaciones a estas naciones se han vuelto más baratas, mientras que nuestras importaciones se han hecho más caras. Este puede ser el primer paso para comenzar a mejorar a revertir el déficit de 110 mil millones de dólares que tuvimos en nuestra balanza comercial con Asia en 2014.

De igual manera, al implicar que nos hicimos más baratos respecto a China y Vietnam, pues podemos desplazar algunas de las exportaciones de estas naciones hacía Estados Unidos al ser ahora aproximadamente 20% más baratos que ellos respecto a la posición de hace un año.

Hemos dicho desde esta columna que ante este contexto, es fundamental que los apoyos a las empresas exportadoras y potencialmente exportadoras aumenten de manera considerable. Es lamentable que ahora que hay una buena oportunidad de exportar los apoyos que da Proméxico a las empresas de ciertos sectores productivos sean extremadamente limitados a tal grado que parece que no existen.

En el ámbito del turismo, es importante que se aproveche esta coyuntura del tipo de cambio, ya que con el dólar a más de $16 pesos habrá muchas familias que prefieran vacacionar en México en lugar de hacerlo en el extranjero, y de igual manera, habrá muchos más extranjeros interesados en venir de vacaciones a México dado que ya es 20% más barato que hace un año. Sin embargo, en este punto se debe mencionar que para aprovechar esto con todo su potencial deben redoblarse la lucha contra el crimen, la delincuencia y la corrupción que tan mala imagen nos dan en el exterior.

En cuanto a las remesas, pues el tipo de cambio es una excelente noticia para quienes mes con mes las reciben. Si las familias mexicanas reciben 24 mil millones de dólares en remesas, pues con el ajuste en el tipo de cambio de un año para acá estarán obteniendo casi 70 mil millones de pesos más, los cuales se destinarán al consumo y puede ayudar en algo a la recuperación del consumo y del mercado interno.

Ante esto aquí plasmado habrá quien diga que estos comentarios son para lavarle el rostro al gobierno federal, pero de ninguna manera es lo que pretendo. El tipo de cambio está arriba de los 16 pesos por dólar, y parece que es muy poco lo que el gobierno federal puede hacer en este momento para regresarlo a niveles de 13 pesos por dólar, por lo que simplemente estoy ilustrando áreas de oportunidad que se deben aprovechar ante esta coyuntura. Si una vez pasada la tormenta de volatilidad vemos que no avanzamos nada en exportaciones y en turismo, pues habrá que reprochárselo al gobierno federal por no haber aprovechado la coyuntura.

Un último punto que vale la pena destacar es lo que el Banco de México piensa hacer una vez que la Fed comience a subir sus tasas de interés. De entrada ya vimos que el Banxico ya alineó su calendario de reuniones con el del banco central estadounidense, lo cual hace suponer que estarán en una posición de responder inmediatamente con alzas en las tasas de interés en México una vez que aumenten primero allá. Esto parece prudente, pero ojala que no caigan en el juego de aumentar demasiado las tasas den México con el fin de regresar el tipo de cambio a niveles de 15 pesos, ya que igual será difícil que lo logren, pero lo que si ocasionarán es matar el ya de por si débil crecimiento económico nacional.

Director General GAEAP.

alejandro@gaeap.com

www.gaeap.com

También te puede interesar:

La realidad de México que pocos quieren ver

Nuestros pobres números con China y la corrupción

Las incongruencias en las cifras sobre la informalidad en México