Opinión

Dogmatismo y fanatismo, causas del terrorismo

 
1
 

 

Decenas de franceses que radican en la ciudad, colocaron una ofrenda floral y veladoras afuera de la embajada de Francia en México. (Cuartoscuro)

El dogmatismo radical o “actitud que no admite se discutan mis afirmaciones” y el fanatismo o “pasión desmedida y tenaz de una idea, teoría o cultura”, son las posiciones mentales que dan origen a la violencia social y al terrorismo.

Si se quiere combatir el terrorismo estructuralmente, se debe demostrar la falsedad de las creencias en las cuales se apoyan los terroristas para emprender acciones violentas contra quienes no comparten sus dogmas, por los cuales están dispuestos a matar y a morir en aras de hacerlos respetar y cumplir.

Los dogmas, entendidos como creencias no demostrables racionalmente, son propios de las religiones, y deben respetarse en tanto no obliguen a otros a seguirlos o sus partidarios usen la violencia contra quienes no los aceptan o para imponerlos. El Credo, que rezamos los católicos, es un resumen de nuestros dogmas y aunque en el pasado autoridades católicas violentaron a quienes no los compartían, lo que dio origen a matanzas y guerras, actualmente la gran mayoría de los católicos y demás religiones cristianas, abandonaron la intolerancia contra los no creyentes.

Los dogmas derivados del marxismo-leninismo engendraron una generación de creyentes que todavía en la década de los 60 y 70, estaban dispuestos a matar, poner bombas, sacrificar a sus compañeros, organizar guerrillas, causar terrorismo y morir, en nombre de liberar a los pobres e instaurar un sistema socialista donde todos fueran iguales.

La mayoría de esos grupos se extinguieron, no por la represión que ejercieron varios gobiernos contra ellos, sino porque se hizo patente la inutilidad y falsedad de los “ideales” que los movían.

El dogmatismo y fanatismo religioso de una minoría de musulmanes, no de la mayoría, fue la causa de los 129 muertos y 352 heridos en Paris.

Mientras no se generalicen argumentos que deslegitimen las creencias que apuntalan la violencia e intolerancia de esos fanáticos, sembradores de violencia y terror, aunque se use una fuerza legalmente permitida para combatirlos, se seguirán reproduciendo y será muy difícil controlarlos.

Twitter:@luispazos1

También te puede interesar:

Cuba: medio siglo de dictadura

Sedesol, causa anulación de una elección

En democracia su uso legitima los impuestos