Opinión

Doblegados por la CNTE

1
    

    

CNTE plantón DF. (Edgar López)

Con 48 horas de presión en el Distrito Federal, los maestros de Oaxaca doblaron al gobierno federal pues el subsecretario de Gobernación, Luis Miranda, les dio todo lo que querían. Todo.

Los líderes de la CNTE oaxaqueña se quedaron todavía un día más en el DF para fastidiar la vida de los capitalinos y afortunadamente fueron desalojados.

Lograron, con una marcha y un plantón en el DF, lo que exigían desde las tomas de gasolineras, aeropuertos, carreteras y casetas de peaje en el estado de Oaxaca.

Se le van a pagar los salarios atrasados a tres mil 600 maestros que no estaban en el padrón magisterial.

Además se va a exhortar al Congreso de ese estado a que apruebe la ley educativa “alternativa” presentada por el gobernador Gabino Cué, que contraviene la reforma federal.

Por la noche del martes, personeros de Gobernación repartieron una tarjeta sin firma ni membrete a algunos medios para que, “ahí como cosa suya”, publiquen que no son tres mil 600 a los maestros a los cuales se les va a pagar lo atrasado, sino sólo a 284.

Es decir, además de doblegados por la CNTE, los funcionarios fueron humillados al grado de no poder dar una información oficial de la reunión.

La pregunta es obvia, pero es válido plantearla: si les iban a dar todo a los maestros de la CNTE de Oaxaca, ¿por qué no se lo dieron desde antes de que tomaran casetas, aeropuertos, carreteras, Reforma…?

Como apuntó ayer Blanca Heredia en estas páginas, la decisión del gobierno federal de permitir esas y otras violaciones a las normas de la reforma educativa, viola los derechos de los niños.

¿Por qué le van a pagar a tres mil 600 profesores que no dan clases?
¿Por qué el “error” de excluir a tres mil 600 maestros se da en Oaxaca y no en Aguascalientes o Baja California?

Porque esos miles de maestros, que no dan clases, son la carne de cañón de movilizaciones y desmanes en carreteras, ciudades y aeropuertos.

Son agitadores profesionales a los que se paga un sueldo en detrimento de la niñez oaxaqueña.

Puntualizaba Blanca Heredia que entre 2006 y 2012 el acumulado de clases suspendidas por huelgas y manifestaciones fue de 210 días, el equivalente a un año escolar completo.

¿Qué va a pasar con esos niños (un millón 300 mil en Oaxaca) cuando salgan de la escuela y se enfrenten al mercado laboral?

A ellos no les va a poner una mesa de negociación el subsecretario Miranda. Se van a tener que ir de braceros, quedarse a vivir en la informalidad o a vender chicles en las esquinas.

En las últimas dos décadas el incremento de maestros en Oaxaca ha sido de 158 por ciento. Se trata de 42 mil maestros contratados en 22 años, lo que es decir cinco profesores contratados todos los días.
¿Y? ¿El resultado? Oaxaca es la entidad más rezagada en materia educativa del país.

Así va a seguir, porque la nómina la continuará controlando la CNTE, y también los nombramientos y ascensos de profesores, según la ley de Gabino Cué que da al traste con la reforma educativa.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
El valor de una renuncia
La alerta del general CIenfuegos
El diputado Ebrard