Opinión

División hasta el último minuto

  
1
  

  

Sesión del Senado del 28 de abril (Cuartoscuro)

En definitiva, la elección del pasado 5 de junio influyó directamente en la aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción y puso contra la pared a los senadores.

Después de que no logró aprobarse en el período ordinario de sesiones, por falta de consensos, finalmente ayer se pasó al pleno para que cada senador definiera su voto y posición públicamente.
Finalmente, como se ha señalado, parte del hartazgo que se mostró en las elecciones pasadas, es precisamente por la corrupción en nuestro país.

Hasta el cierre de esta columna, la votación de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, conocida como #3de3, ni siquiera se perfilaba, incluso el senador Ernesto Ruffo Appel propuso posponer la sesión para que la ciudadanía pudiera ver el debate y observar el voto de cada senador.

Respecto a la propuesta ciudadana, el PAN, como comentó su coordinador, Fernando Herrera, cumplió con su palabra y presentó una reserva al artículo 29 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas para que se incorpore el formato del #3de3, tal como lo presentó la ciudadanía en su propuesta.

Es decir, que se presenten en la iniciativa con una redacción clara, todos los campos que tendrán que llenar los funcionarios públicos en las declaraciones patrimonial, fiscal y de interés y no se dejen a la decisión del Comité de Participación Ciudadana.

Ya que si queda de esta forma, como fue aprobada en comisiones, le correspondería al Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción definir los formatos, con lo cual tendría mayoría la representación del gobierno federal en dicho órgano.

La encargada de presentar la reserva al artículo 29, fue la senadora panista Laura Angélica Rojas, quien además comprometió a los siete gobernadores electos panistas a adoptar en sus estados la transparencia y el combate a la corrupción.

El PRD también cumplió con el apoyo prometido a la iniciativa ciudadana, pero será en la votación donde se medirá la posición de cada senador en una definición muy cerrada, ya que el PRI y PVEM tienen 61 votos y el PAN y PRD 60.

Sin embargo no se espera un voto unificado por parte de los dos grandes grupos, ya que temen que algunos no se presenten en el momento de la votación.

En una legislación que ha costado meses de discusión y que debió ser aprobada antes del 28 de mayo pasado; lo único que se puede asegurar es que los legisladores llegaron al período extraordinario divididos y sin dictámenes.

Lo que va del siglo en campaña

Los Galileos del PRD, quienes en todo momento estuvieron de acuerdo con las alianzas de su partido con el PAN y de hecho apoyaron a los candidatos albiazules donde no se concretó la alianza, como en Tamaulipas y Chihuahua, están a favor de una gran alianza opositora en 2018.

Fernando Belaunzarán, integrante de este grupo, señala que el candidato de este amplio frente opositor debe provenir de la ciudadanía, como una candidatura emergente que permita un cambio radical.
Reconoció que las posibilidades de que el candidato pudiera ser alguien emanado de la ciudadanía es difícil, con la fuerza que adquirió el PAN este 5 de junio.

Respecto a Andrés Manuel López Obrador, afirmó que al acercarse 2018 se formará una comisión de rogones que le pedirá sea el candidato y les pidió que tengan dignidad.

Y señaló que no es tan fuerte como precandidato, ya que lleva en campaña todo lo que va del siglo y sólo tuvo la tercera parte de los votos.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
​Impreciso, el monto de las pensiones
​Un paso adelante, dos pasos atrás
​¿El mundo al revés?