Opinión

Distribución de recursos, sin criterios políticos

 
1
 

 

Peso

Esta semana se publicó que el IEPS de gasolinas beneficiaba más a los estados de oposición, lo cual no es preciso. Primero, meses antes varios tenían otro origen partidario al que hoy tienen. Pero no es así, las participaciones nunca se han distribuido con base en razones políticas, sino a partir de fórmulas que contienen criterios fiscales, y claro que cuando se cambian las fórmulas los funcionarios estatales defienden los intereses de sus estados. Cierto, siempre hay ganadores y perdedores.

Por otra parte, el IEPS forma parte de la recaudación federal participable, la cual es la base para calcular las participaciones a las entidades federativas, las cuales se distribuyen por fórmulas, las cuales han variado en el tiempo. Desde 2008 el Fondo General de Participaciones se distribuye con base en la población domiciliada de cada entidad, previo juego con un algoritmo que incluye la dinámica de recaudación de ingresos propios y del PIB, cuyo promedio de varios años se pondera por el porcentaje de población. Se ha demostrado que existe una correlación perfecta entre los coeficientes de población y el de las participaciones.

Como sucede en estos casos, se da un ejercicio de 'suma cero', es decir que para que alguien gane alguien tiene que perder. No se ha encontrado aún un mecanismo donde haya ganadores sin que haya perdedores. Por ello hay ganadores y menos ganadores, es decir perdedores. Como ha sucedido siempre que se cambian las fórmulas, lo cual sólo se puede matizar con aportaciones de recursos por parte de los estados y del gobierno federal, como sucedió con el cambio de fórmula de 1990, cuando se crean dos reservas, una de compensación y otra de contingencia, que permitió ayudar a los estados perdedores, que fueron fundamentalmente la CDMX y Tabasco, que gozaban de un per cápita superior en casi diez veces al de Oaxaca, Guerrero, Hidalgo o Michoacán, lo que se redujo a tres.

Con las fórmulas vigentes que están en un proceso de transición, los grandes perdedores han sido identificados: Tabasco, la CDMX, en menor medida Chiapas y Nuevo León.; las pérdidas en los dos primeros casos rebasan los 12 mil millones de pesos de 2008 a la fecha. Los ganadores porque tienen mayor población y reciben más participaciones en general son Edomex, Jalisco y Veracruz. Con los datos de participaciones 2016, se pagaron ese año 694 mil millones de pesos, los cuales se reparten en varios fondos, siendo el más importante el Fondo General de Participaciones, con 20 por ciento de la recaudación federal participable. Del IEPS de gasolinas fueron 26 mil 300 millones de pesos, y quienes más reciben son los estados con mayor población: el Edomex recibió dos mil 706 millones, mientras que Colima 198 millones, le siguen al primero Jalisco, CDMX, Nuevo León y Puebla. Esto no tiene nada que ver las razones políticas.

La mayoría de los estados tienen ingresos propios muy limitados, un promedio de 10 por ciento de sus ingresos totales. Recaudan más siempre los estados del norte. Jalisco y Edomex con cifras de entre 15 y 18 por ciento del total. Hasta hace poco se les sumó Campeche, pero fue gracias a los méritos y la responsabilidad fiscal de su anterior secretario de Finanzas. Como siempre, la CDMX recauda más de la mitad de lo que recibe de participaciones.

En contraparte, los impuestos estatales son de bajo potencial recaudatorio. Apenas representan entre 4.0 y 5.0 por ciento de la recaudación nacional impuestos como el de nómina, hospedaje, anuncios, tenencia y algunos otros. Hay un catálogo más amplio de impuestos no generalizados, como el de prestación de servicios a la enseñanza realizada por particulares de Colima, o el de ejercicio de profesiones que tienen tres o cuatro estados.

También te puede interesar:
Acciones inmediatas en los estados
El IEPS, el precio y la Conago
Los que se fueron, los que se irán