Opinión

Disputa de castas en Oaxaca

1
  

   

Alejandro Murat. (Cuartoscuro)

Como siempre, una de las elecciones más complicadas es la de Oaxaca, donde los priistas enfrentan una guerra a muerte entre sus dos principales caciques y todavía no definen si ganará la cercanía con el presidente o las encuestas.

Ayer se reunieron con el dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, para firmar el acuerdo de unidad; al salir en sus rostros se veía la tensión de los últimos momentos antes de llegar a la meta, este sábado se publica la convocatoria, y el martes inician las campañas en la entidad.

De acuerdo con algunos que tuvieron acceso a la reunión, Beltrones Rivera les dijo a Alejandro Murat y a Mariana Benítez que eran todavía muy jóvenes y que tenían muchas cosas qué hacer por delante. Quien estuvo al lado del presidente del PRI al momento de la foto fue Eviel Pérez Magaña. Después los aspirantes se fueron a comer al restaurante Cuchilleros.

En esta entidad no gobiernan, pero aseguran que como partido van siete puntos arriba en las encuestas, es por ello que buscan tomar la mejor decisión, pero en un estado donde se fortalecieron los cacicazgos de exgobernadores, esta es una definición muy complicada.

Los más cercanos al presidente Enrique Peña Nieto son sin duda Gerardo Gutiérrez Candiani, quien no participó en la reunión de ayer por no pertenecer al PRI, y Alejandro Murat.

El empresario comenta que antes de tomar su decisión platicó con Peña Nieto, quien le dijo que recorriera Oaxaca y midiera sus posibilidades. Alejandro Murat, tajante, explica que sólo habló con el presidente para agradecerle por la oportunidad que le dio al nombrarlo director del Infonavit. Pero que no se tocó el tema de sus intenciones de participar en la contienda.

En política, esto puede ser tomado como una señal, pero hablamos de Oaxaca, donde los paradigmas se rompen.

Alejandro Murat tiene a su favor su relación directa con Peña. Pero cuenta con un padre que en sí mismo es una contradicción, José Murat.

Si bien el presidente tiene que agradecerle las negociaciones con los partidos de oposición en la firma del Pacto por México, gracias al cual se aprobaron las reformas estructurales, también es cierto que el exgobernador se convirtió en un gran cacique, a quien se le acusa de
tener las manos atrás de los distintos movimientos sociales que han paralizado la entidad.

Es por ello que José Murat ya hizo público que se casa y se irá del país seis años, pero ¿quién le puede creer? Además está el tema de las propiedades de Alejandro Murat en Nueva York, algo que publicó el New York Times.

El representante del otro cacicazgo que es mucho menos fuerte, ya que no tiene cercanía con el presidente, es el senador Eviel Pérez Magaña, quien fue el delfín de Ulises Ruíz y perdió en la pasada elección con Gabino Cué.

Según aseguran priistas, es puntero en las encuestas, lo que lo pone en la recta final de la selección, pero designarlo podría significar un gran enfrentamiento con los cacicazgos de Murat.

Así, Gutiérrez Candiani parecería la mejor opción, ya que el choque de trenes entre estos dos viejos enemigos no sería tan fuerte, pero como aseguran los oaxaqueños, todos los priistas de la entidad podrían hacerle el vacío.

Además algunos dicen que les preocupa su cercanía con Gabino Cué, actual gobernador de Oaxaca, emanado de la alianza PAN-PRD, ya que fueron amigos en la infancia .

La decisión está a punto de tomarse, y todavía las cosas pueden moverse, pero sin duda la cara más relajada al salir de la reunión priista fue la de Eviel Pérez Magaña. ¿Colmillo o realidad?

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
¿Adiós a Moreno Valle?
“Sé gobernar, no necesito asesores”
El inicio de la debacle