Opinión

Diputado federal con espíritu emprendedor


  
Metodología mexicana para fomentar la actitud emprendedora desarrollada por un diputado federal consiguió generar 8 mil 500 proyectos de negocio en el estado de Puebla.
 
En 2014 iniciará este ejercicio en Guerrero también, tierra que vio nacer a Víctor Manuel Jorrín Lozano, quien desde hace poco más de 15 años se percató de la necesidad de motivar a los jóvenes a emprender y retirarlos de la idea de que una persona estudia para que después una empresa grande le contrate.
 
Emprendedor desde niño, Víctor vendía tornillos y tuercas sobrantes del taller que tenía su padre. Fue enseñado a “moverse” para conseguir dinero de manera honesta. Ha sido emprendedor de muchas empresas, algunas de las cuales quebraron.
 
En ese andar constituyó un colegio y conocer muy de cerca a los estudiantes motivó a crear una metodología que les abriera los ojos a la posibilidad de emprender. El sueño que dio inicio en 1998 se concretó hace seis años, y hace tres como prueba piloto el Gobierno de Puebla aceptó experimentarla en 50 secundarias, de las cuales 25 son de índole técnicas y 25 generales.
 
El proceso completo comprende tres módulos que se cursan en tres años a razón de una hora por semana en cada uno de los talleres en los que se imparte esta metodología.
 
 
Los cuadernos guía marcan las actividades y los videos y ejercicios de apoyo remiten la página de Internet www.espirituemprendedor.com.mx. Para los tutores existe un cuaderno que guía la aplicación del proceso. Se concede asesoría y labor de acompañamiento al través de la red.
 
Para conformar esta metodología se revisó lo que se ha hecho en otras partes del mundo y se consultaron a psicólogos clásicos, se tuvo charlas con especialistas en pedagogía y psicología del adolecente, y se hicieron “focus groups” con empresarios exitosos.
 
De manera experimental se aplicó este año el ejercicio en zonas suburbanas y en comunidades rurales del estado de Guerrero como preámbulo de lo que habrá de hacerse en escuelas secundarias el año entrante. En paralelo se creó el PREMIO DEL EMPRENDEDOR en dicho estado.
 
De la primera generación de emprendedores poblanos se concretaron 50 empresas con RFC y empleos directos vinculados principalmente al círculo familiar cercano de los emprendedores.
 
 
Desde la obtención de harina de coco, hasta la elaboración de paletas de vegetales, pasando por la rehabilitación de invernaderos abandonados, o producir fertilizantes orgánicos han sido los negocios que plantean los jóvenes de grado escolar de secundaria, varios de los cuales están ya en marcha. Lo que hace falta es darles las herramientas básicas para que los muchachos vuelen su imaginación.
 
 
Con Puebla y Guerrero serán dos entidades que experimenten el modelo aunque la intención del legislador es que más entidades acepten el reto de ir cambiando progresivamente el “chip” a los estudiantes.
 
Para el año entrante se cree factible pensar en la creación de mil 500 empresas familiares derivadas de estos talleres, lo que representaría la creación de 4 mil empleos directos. Los resultados representan un avance en la reconstrucción del tejido social a partir de estos ejercicios empresariales que pueden ser elemento para evitar la fuga de brazos hacia la Unión Americana.
 
 
El Instituto Nacional del Emprendedor debiera considerar al menos conocer y evaluar la aplicación de esta metodología que complemente lo que se ha hecho en años anteriores como el “Modelo Jóvenes Emprendedores” creado entre el Tecnológico de Monterrey, el Instituto Politécnico Nacional y la Fundación E durante la administración anterior.
 
 
El taller “Yo Emprendo”, del Modelo Jóvenes Emprendedores, es una herramienta de capacitación en la cual el participante desarrolla un Plan de Negocios a partir de 150 horas de trabajo, de las cuales 72 son vivenciales y 78 en línea para el desarrollo del proyecto de un negocio.
 
 
Este modelo, dirigido para jóvenes más maduros se aplicó no sólo en México sino también a migrantes mexicanos en Dallas, Washington, Chicago, Los Ángeles, Illinois y Nueva York, entre los más representativos.
 
No se han programado más cursos para los migrantes y en México el modelo se ha puesto a disposición de los estados del país que quieran aprovecharlo, pero desafortunadamente por falta de información en el país hasta el momento nadie lo ha solicitado, por lo que de facto el asunto está suspendido.
 
Traigo el punto a colación porque el Diputado Víctor Manuel Jorrín Lozano también cree factible impactar a la población migrante con su metodología. Guerrero y Puebla son grandes expulsores de mano de obra hacia Estados Unidos.
 
 
Lo ideal es que ambos ejercicios, que no se contraponen puedan complementarse, ya que van dirigidos a poblaciones de edad distintas.
 
Mientras transcurren esos ejercicios el compromiso del legislador radica en llevar este proceso desde el grado preescolar y la primaria, y espera el apoyo o al menos que la autoridad educativa a nivel Federal conozca lo que pudiera llegar a hacerse para fomentar de manera integral la actitud emprendedora en el sistema educativo nacional desde el nivel de pre escolar hasta el nivel de preparatoria o bachillerato.
 
 
Hace solicitud de que el INADEM conozca el trabajo y los resultados y contemplar hasta qué grado este Instituto de reciente creación pueda estar interesado en apoyarse en su metodología. No es el dinero, según comenta el autor de este modelo, un asunto que impida su aplicación de manera más generalizada.
 
 
Para contactar a este diputado que evidentemente sí “le chinga”, por favor al correo: victor.jorrin@congreso.gob.mx
 
 
direccion@universopyme.com.mx