Opinión

Dinamismo y cautela

10 febrero 2014 4:35 Última actualización 04 septiembre 2013 5:10

 
 
Claudia Olguín
 
 
El negocio del mercado de capitales continúa su consolidación. Tras las emisiones de las últimas semanas se ha generado una serie de compras que muestran el dinamismo y agilidad con que algunas Fibras (Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces) se comportan.
 
 
Ha ocurrido como en el caso de Fibra Uno que empiezan a consolidarse procesos de inversión para el desarrollo de propiedades. El vehículo financiero que dirige Gonzalo Robina, anunció una inversión de 2 mil 790 millones de pesos, fondos para la edificación de espacios industriales en el Lerma Park, así como San Martín Obispo I y II, ambos ubicados en el corredor Cuautitlán Izcalli.
 
 
Es una estrategia que ya se esperaba después del acalorado ritmo con que se anuncian adquisiciones. Pero no todo lo actuado por los diferentes fideicomisos ha sido bien visto por los inversionistas de la Bolsa Mexicana de Valores.
 
 
Algunos certificados bursátiles como los de Fibra Macquiarie han reflejado la percepción de la comunidad inversionista. Han perdido 7.9 por ciento de su valor en lo que va del año.
 
 
Este fideicomiso recién anunció la compra de 2 centros comerciales tipo power center en Tecamac y Coacalco por 2 mil millones de pesos. Los recursos provendrán del capital de que dispone en sus arcas y nueva deuda.
 
 
El equipo de Jaime Lara en Macquarie había concentrado sus actividades en el segmento industrial y la de estos días, es la segunda con la cual ha buscado diversificar su portafolio en el retail. Mientras la estimación es que los 2 power center generen ingresos operativos por 166.8 millones de pesos, el portafolio actual está integrado por 265 propiedades industriales y en menor proporción comerciales y de oficinas con 2.9 millones de metros cuadrados.
 
 
Una estrategia distinta es Fibra Inn que al anunciar la compra del Holiday Inn Coyoacán, el Marriot Real de Puebla y del México Plaza Irapuato, busca ensanchar su portafolio de propiedades hoteleras especializadas en el viajero de negocios. Es el caso de la transformación que hará de éste último activo mencionado al transformarlo en la marca Whyndham Garden.
 
 
A quienes tampoco se les puede perder la pista es a Fibra Dahnos y Fibra Shop. Si bien la primera tiene una estrategia de integración de activos de usos mixtos y corporativos, ambas están a la espera del mejor tiempo para salir al mercado.
 
 
Queda claro que el sinuoso camino por el que atravesó en sus inicios Fibra Uno, para hacerse pública y levantar recursos, será la tónica para nuevas incursiones.
 
 
Es un camino constante por el que atraviesan firmas como Santander, BBVA Bancomer, Credit Suisse, Goldman Sachs y Evercore Casa de Bolsa, entre otras, para sumar a muchos de los inversionistas institucionales con el envío de prospectos para integrarse a los diferentes mecanismos de inversión, que con todo y la eficacia de algunos, no termina de convencer a los clásicos.
 
 
Las razones son diversas. Aquí hemos mencionado el gobierno corporativo y la burbuja especulativa que han creado propuestas agresivas de compra, que a los ojos de los inversionistas cautos podrían generar un desequilibrio en el mercado.
 
 
Tampoco hay que olvidar que la institucionalización y la administración de activos serán otras condiciones para mantener el ritmo de emisiones, pero sobre todo, el valor de los certificados en el mediano y largo plazo.
 
colguin70@gmail.com