Opinión

Diez días

 
1
 

 

Material electoral. (Instituto Nacional Electoral)

Estamos a diez días de las elecciones. Siguiendo las encuestas, no parece haber cambios sustanciales hasta el momento, aunque hay que recordar que la medición de la voluntad pública no es tema sencillo, y además se ha complicado recientemente. Según las encuestas, le decía, hay indicios de que el PAN puede ganar Aguascalientes, Puebla y Tamaulipas, mientras que el PRI ganaría Hidalgo y Sinaloa. Están peleados Durango, Chihuahua y Oaxaca, con algo de ventaja del PRI, y Zacatecas, también con ventaja del PRI, pero con Morena (Monreal) en segundo lugar. Tlaxcala parecía ir a tercios, de forma que no hay nada seguro, y en Veracruz y Quintana Roo también la información es confusa. A ver si en los últimos días se publican más encuestas que nos aclaren el panorama.

En las doce entidades que renuevan gobernador, parece que no hay un cambio significativo en la presencia relativa de las fuerzas políticas. Ya le comentaba hace un par de semanas que en donde van aliados PRD y PAN, el PT puso candidatos y Morena tiene fuerza. No en todos los casos (en Durango, por ejemplo, prácticamente no pintan). Eso ha hecho pensar a algunos colegas que Morena está creciendo a costa del PRD, pero en las estimaciones que le presenté entonces mostraba cómo Morena repite su votación de 2015, es decir cerca de 9.0 por ciento del voto, mientras que el PRD logra incrementar su presencia, gracias a la alianza con el PAN. Esto, sin embargo, debe esperar a que ocurra el voto, para verificar si en los estados en los que hay alianza el PRD realmente cosecha el incremento, o si se va en su mayoría al PAN. Pero hay que insistir en que quienes perciben el fin del PRD y su sustitución por Morena se están adelantando.

En la Ciudad de México es diferente. En la encuesta presentada por EL FINANIERO, Morena tiene una ventaja clara para la elección de constituyentes. No creo que altere mucho las cuentas, porque imagino que habrá muy poca afluencia a las urnas, pero es una clara señal de que en la Ciudad de México el PRD sí se viene abajo. Es posible que haya un efecto coyuntural de las decisiones de Mancera sobre el transporte, y que eso ya no exista en 2018, pero ahora sí parece notarse. La caída del PRD y la inexistencia (en términos prácticos) del PRI y PAN en la Ciudad de México le permiten a Morena cosechar todo. No sé tampoco si eso continúe en 2018.

En un par de semanas podremos traducir lo que hoy ocurre rumbo a la elección presidencial, que sin duda está en la mente de todos los políticos, pero por el momento parecería que no hay cambios sustanciales: el PRI (con sus apéndices: Verde, Nueva Alianza, PT y PES) que debe rondar el 40 por ciento de la intención de voto nacional; el PAN que posiblemente salga de su piso de 25 por ciento en esta elección; el PRD, Morena, y Movimiento Ciudadano, que juntos deben estar cerca de esa cifra, 25 por ciento. También esta elección nos dará más indicaciones de la posibilidad que tienen los independientes, ya que no parece que se repita un fenómeno como el del Bronco, pero sí puede ocurrir que alguna alcaldía relevante sea ganada por alguien sin partido.

En resumen, me gustaría enfatizar cómo las tendencias no se mueven tanto como las opiniones coyunturales. Esto no quiere decir que no haya cambios, sino que esos cambios tienen un origen distinto de la moda, y de las ocurrencias mediáticas. Y recordar eso será importante rumbo a 2018, en un entorno plagado de populismo, en el mundo entero.

El autor es profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Presidencia imperial, en el imperio
Crecimiento
Entusiasmo y colapso