Opinión

Diálogos en el infierno

 
1
 

 

Yunes.

Gil otea (gran verbo) y observa las riadas de fango que traen las elecciones y sus campañas, las grandes, las medianas y las chicas (no empiecen, apenas es martes). Todo parece ser causa y producto de la elección: que no le pagan a usted a tiempo, las elecciones; que lo dejan sembrado en la antesala de una cita importante, las elecciones; que tropieza usted y se rompe media crisma, las elecciones.

En eso estaba pensando Gilga cuando llegó a sus manos manchadas de tinta negra, la oscuridad de quien fatiga (gran verbo) los periódicos de papel, una entrevista de Liliana Padilla con Miguel Ángel Yunes publicada en su periódico Milenio: “Yo ya presenté una denuncia contra Duarte por enriquecimiento ilícito. Yo soy católico y veo que él a veces va a misa y lleva fotógrafos y camarógrafos para que lo vea la gente.

Pero él debe pensar seriamente si cree en Dios y si cree que después de esta vida hay otra que te recompensa o te sanciona la buena o mala conducta, tiene que pensar que va a ir al infierno. Los años que le quedan vivirá un infierno porque irá a la cárcel por el dinero que se robó y las vidas que se perdieron, porque se robó hasta las medicinas”.

MISA DE 12
Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: aquí hay complejidades. Si Duarte y Yunes van a misa y creen que hay vida después de la muerte, hay una probabilidad alta de que ambos se encuentren no tanto en el infierno como en Nueva York, en las propiedades que han comprado, según notas de la prensa nacional, desviando dineros públicos.

Así las casas (muletilla patrocinada por Grupo Higa), los fantasmas del gordo y el flaco se encontrarán en la esquina de Lexington y Park: qué guerra diste en vida, caray, Miguel. Véndeme uno de tus 'condos', aunque sea para espantar a los que ahí habitan. Buuuu, soy el fantasma de Javier Duarte; en vida fui el peor gobernador de Veracruz, comía muchas mojarritas con arroz a la tumbada y pulpos encebollados con muchos bolillos. Gilga no quisiera citar este dicho que se oía en las cantinas y en su primera juventud, pero tendrá que hacerlo si se habla de estos dos personajes: está el lodo como p’al marrano.

Miguel Ángel Yunes dice esto: “voy a ganar porque la gente cree que seré un buen gobernador, que soy una persona que donde he trabajado he funcionado bien. Hay hartazgo, pero también una historia que yo ofrezco a los ciudadanos”. Mju. Comuníqueme con Omarcito. ¿Oma?

¿Cómo van los 'condos' de New York? Ése es mi muchacho. Todo el estado será tuyo mijo, mírelo bien en este mapa. ¿Y la Elba Esther apá?

CARIÑO Y RESPETO
Hablando de Héctor Yunes, primo y contrincante, candidato del PRI a la gubernatura de Veracruz, Miguel Ángel es magnánimo, Marco Aurelio, no habría sido más generoso ni más sabio, ni, desde luego, más estoico: “No tengo ninguna ruptura de orden familiar con el ni con nadie, al contrario, le tengo un gran cariño y respeto, lo que pasó es que él se quedó del lado de la comodidad y los algodones y yo me fui hace 15 años a la batalla por la democracia. Hoy él está con el PRI, con Duarte y con la delincuencia”.

Gilga palideció: caracho, pues resulta que Yunes le tiene un cariño y respeto a alguien que según sus propias palabras es un cómplice de la delincuencia. En estos tiempos ya nadie se muerde la lengua. Por lo de más y lo de menos, es obvio que como director general del ISSSTE y candidato del PAN y del Partido Nueva Alianza, Miguel Ángel fue un hombre que curtió su piel bajo el sol de la lucha por la democracia. Mju.

Y cosas de la vida, en el camino amasó una fortuna de más o menos buenas dimensiones.

Gamés ha imaginado, como en el gran libro de Maurice Joly, Diálogo en el infierno, unos estrafalarios diálogos en las llamas: Javier, ¿sabes una cosa?, yo la verdad me traje el dinero en dos camiones de mudanzas Chapultepec; ya sabes, nunca se sabe dónde puede necesitarse. Haces bien, Miguel Ángel, aquí venden unos 'condos' preciosos, un poco caros, pero eternos. Olvidemos el pasado, vengan esos cinco.

La máxima de Schopenhauer espetó en el ático de las frases célebres: “Para millones y millones de seres humanos, el verdadero infierno es la Tierra”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
La candidata
¡Santos 'spots'!, Batman
Capas caídas