Opinión

¿Diálogo para qué?

 
1
 

 

CNTE

Hace semanas que se lleva a cabo un diálogo privado entre el gobierno federal y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación. Se conoce poco de la agenda de la mesa de negociación y lo que trasciende es nebuloso: hay declaraciones de uno y otro bando, cada uno con su perspectiva de lo que se negocia. Resulta preocupante, sin embargo, que líderes de la CNTE manifiesten que la reforma educativa se cayó y que los avances son muy lentos.

En las semanas que han transcurrido durante el diálogo se han dejado en libertad a líderes de la Coordinadora que habían sido encarcelados por supuestas violaciones a la ley, se han realizado pagos a maestros que faltaron tres días seguidos, y se mantiene en pie la exigencia de derogar la evaluación. Los bloqueos siguen, el sector privado responde con un paro de actividades, y el polvorín parece estar prendido de alfileres.

Para que una negociación sea exitosa, el elemento mínimo de la conversación debe ser alcanzar un mismo objetivo. Sin incentivos que estén alineados, la negociación será infructuosa. En este caso, gobierno federal y CNTE tendrían que tener como objetivo elevar la calidad de la educación en Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca. Los cuatro estados donde la Coordinadora educa son los de peor desempeño académico del país. La negociación no puede girar en torno del contrato laboral; tendría que abordar temas centrales: ¿cómo revertir el pobre desempeño escolar? ¿Qué se requiere invertir? ¿Cómo cambiar el modelo educativo en esas entidades? Debe ser un diálogo concreto sobre qué hacer hoy, para alcanzar una realidad distinta en el futuro próximo.

La SEP se equivocó durante años negándose a dialogar con la CNTE.

El trágico enfrentamiento de Nochixtlán tiene al gobierno federal y a la Coordinadora en la mesa. Es indispensable que la ocasión sea motivo de trabajo y construcción de acuerdos a favor de la educación, no se trata de 'tirar' una ley. Asimismo, dadas las condiciones de la economía, tampoco es necesario que continúen bloqueos carreteros y paros del sector privado. A nadie beneficia elevar los costos, hacerlo sólo complica los acuerdos.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
Paredes o Internet
Riesgo país y deuda pública
Salario mínimo: CDMX