Opinión

DF, una batalla personal AMLO-Mancera

1
   

      

López Obrador y Mancera inauguraron, en julio de 2013, los playoffs de la Liga de Veteranos en el Deportivo Alianza de Tranviarios de México. (Especial)

En su gira por el Distrito Federal Andrés Manuel López Obrador mandó una señal de que no las tiene todas consigo en estas elecciones: volvió a hablar de “fraude”.

De acuerdo con los números publicados esta semana, es muy posible que Morena pierda en el DF frente al PRD, lo que significaría una derrota personal de AMLO ante su rival de la izquierda Miguel Ángel Mancera.

Las cifras se refuerzan con el discurso del líder de Morena, quien ya dijo en la delegación Tlalpan que “yo no voy a permitir que haya fraude”, y enderezó baterías en contra de Mancera, que es su verdadero rival en estas elecciones.

Si AMLO comienza a gritar “fraude” desde ahora, quiere decir que ya vio venir la derrota en el Distrito Federal. Por supuesto, no tendrá inconveniente en aceptar la victoria si Morena gana “a pesar del fraude”.

Los números de la encuesta EL FINANCIERO-Parametría parecen ser coincidentes con los que tiene López Obrador: Morena va ocho puntos debajo del PRD, lo que podrá cerrarse en el curso de la campaña, pero se ve cuesta arriba que el partido de AMLO desplace a los perredistas del primer lugar.

Lo que hay en la izquierda es una batalla personal entre Mancera y López Obrador, pues el que gane en el DF el 7 de junio será líder de la izquierda y el que tendrá la autoridad para establecer los pactos para las alianzas en 2018.

Por esa razón López Obrador recurre a lo que tiene a su alcance para que su partido sea el triunfador. Si gana Morena, gana él. Si pierde Morena, pierde él.

En esta batalla echa mano hasta de mentiras alevosas y evidentes para conquistar electorado.

Durante el mitin en Tlalpan celebrado el lunes, arremetió contra miembros del PRD que ya gobernaron una delegación y quieren que su esposo o esposa ocupen ese cargo. “Está muy mal, es una lacra de la política, nepotismo, influyentismo, amiguismo. Todo eso tiene que desterrarse”, dijo.

Habría estado muy bien su discurso salvo por un detalle. Estaba acompañado por la candidata de Morena a la delegación, Claudia Sheinbaum, esposa del exdelegado en esa demarcación, Carlos Imaz.
La semana pasada, en la delegación Gustavo A. Madero, habló contra el “pecado social” de traficar con la pobreza en tiempo de elecciones… en un mitin lleno de acarreados, solicitantes de vivienda, que al finalizar pasaron lista para que les dieran una ficha que acreditaba su asistencia al acto y les sumaba puntos.

Y sin que haya indicios de que Mancera esté involucrado en reparto de despensas, lo acusó de hacer campaña ilegal en favor de los candidatos del PRD y le pidió que renunciara al cargo.

Lo hizo en la Gustavo A. Madero, donde el candidato a diputado de Morena, Vidal Llerenas, tiene una fábrica para empaquetar despensas y rotularlas.

El pleito en el DF es entre dos. Si pierde el PRD, el futuro de Mancera quedará muy acotado como para buscar una candidatura presidencial. La desbandada de perredistas hacia Morena será inevitable.

Pero si gana el PRD, López Obrador perderá mucho. Y aunque no se va a bajar de la candidatura presidencial, será un aspirante marginal que nuevamente gritará “fraude” después de su derrota.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
DF: la izquierda fraticida y el PRI, una calamidad
Korenfeld y la fiesta de los cínicos
AMLO, 'round' de estudio con Mancera