Opinión

DF, seis meses con salario mínimo, no mísero (II)

 
1
 

 

dinero peso billetes (Cuartoscuro/Archivo)

Especialistas en la materia aseguran que las mejores políticas públicas para garantizar una mejor distribución de la riqueza es incrementar los ingresos mínimos garantizados al trabajador como eje rector.

Datos internacionales dejan muy mal paradas a las políticas que fijan el salario mínimo en el país, exceptuando ya a las que privan en la CDMX. Según datos de la OCDE del presente año, el país que mejor paga al trabajador en su salario mínimo es Australia con un ingreso, por hora, de 9.54 dólares norteamericanos después de impuestos.

Le sigue Luxemburgo con un salario de 9.24 por hora, Bélgica con 8.57 dólares, Irlanda con uno de 8.46, Francia con 8.24 dólares, Holanda con 8.20, Nueva Zelanda con 7.55 y Alemania con un salario mínimo por hora después de impuestos de 7.19 dólares.

Para el caso de los cinco países con menores pagas por hora están Hungría con 2.58 dólares, Estonia con 2.49, Chile con 2.22 y Letonia con 1.46 dólares. En el último sitio de este listado con 27 países y sus respectivos salarios mínimos por hora luego de impuestos se encuentra México con un salario por hora posterior a impuestos de un dólar.

Estados Unidos tiene un registro promedio de 6.26 dólares por hora trabajada luego de impuestos.

El asunto no es carente de importancia por supuesto. Estudios universitarios aseguran que la pérdida de poder adquisitivo del salario de los trabajadores mexicanos acumulado en los pasados 35 años supera el 75 por ciento.

La debilidad del mercado interno actual puede encontrar un punto de explicación en la debilidad adquisitiva de los salarios bajos, especialmente el relacionado como mínimo a conceder para una jornada diaria de ocho horas.

A partir de datos del IMSS y del Inegi, la tendencia del incremento al salario en términos reales base anual es el siguiente: 7.5 por ciento en 2001, 2.2 por ciento en 2002, 3.0 en 2003, 1.0 en 2004, 2.4 en 2005, 1.3 en 2006, 1.3 en 2007, perdió un punto porcentual en 2008, recuperó 0.9 por ciento en 2009, bajó nuevamente en 2010 0.8, recuperó 0.7 por ciento en 2011, presentó un crecimiento de 0.6 en 2012, no creció en 2013 y en 2014 lo hizo en 0.4 por ciento. Muy lejos en 14 años de recuperar lo perdido en la misma década.

Si usted pudiera ver una gráfica con tres vectores o líneas siendo uno el ingreso real, el segundo la masa salarial real y el tercero el comportamiento de la población ocupada remunerada, vería que mientras crece la población de manera sostenida a partir de 2005, el ingreso promedio real desde el tercer trimestre de 2008 al último trimestre de 2014 se mantiene en descenso sostenido y es hasta el primer trimestre de 2015 cuando cambia de tendencia y presenta un ascenso.

La masa salarial real baja desde 2008 manteniendo pocas variaciones a partir de 2010 y parece recuperar terreno durante el primer trimestre de 2015.

Hay más empleo pero el salario en cuanto a ingreso promedio real baja de manera muy significativa y clara desde 2008. El empleo que se genera en el país, incluyendo por supuesto el de las Pyme que sostiene a 78 por ciento de la planta laboral, es con un salario con menor poder adquisitivo en términos reales al menos respecto a los salarios que se ejercieron en 2008.

Reformas estructurales requeridas. La experiencia parece señalar que no sólo se requiere de las reformas, sino que hay contextos en las que son más necesarias. Para el caso del despegue del salario mínimo no hay caducidad, claro, si es que realmente se quiere abatir la pobreza en el país.

Correo: direccion@universopyme.com.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
DF, seis meses con salario mínimo, no mísero (I)
Pymes en aprietos por la depreciación del peso mexicano
Microfranquicias del BID y Fundes para regiones mexicanas en pobreza