Opinión

DF, de inversiones y normas

 
1
 

 

(Alejandro Meléndez)

El viernes pasado, Miguel Ángel Mancera recordó a las empresas constructoras que participaron en el 28º Congreso de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) la relevancia que tiene el sector inmobiliario en el desarrollo de la ciudad de México. Esta industria mueve una inversión aproximada a 4 mil 500 millones de dólares distribuidos en distintos esquemas de construcción.

Y no sólo eso, al igual que algunas industrias como los centros comerciales, la actividad inmobiliaria es una de las principales generadoras de fuentes de empleo y hace posible dotar de infraestructura a una metrópoli compleja y con enormes retos.

Hasta ahí todo suena lógico e interesante. Sin embargo, el desempeño del sector atraviesa por momentos de pleno crecimiento y de amplia disponibilidad de recursos provenientes de los capital markets, pero le falta en rubros como la vivienda, de un sistema normativo ajustado a los tiempos y necesidades de un claro desarrollo urbano.

México no es un caso exclusivo de escasez territorial, clase media creciente y alta demanda de servicios; hoy día lo mismo se vive en ciudades medias de países como Colombia.

Lo que hace distinto el caso del DF (Distrito Federal) y los 59 municipios conurbados del Estado de México, es el tamaño de su población fija y ambulante (5 millones), su parque vehicular (4 millones), la demanda de vivienda, servicios urbanos, transporte y otros elementos que de contar con un sistema de largo plazo permitirían la habitabilidad y expansión vertical.

Pero eso no es así. Siguen pasando los días y los diferentes ejes del desarrollo urbano, no logran aterrizar en un tema fundamental para la evolución inmobiliaria. Nos referimos a la vivienda. Hemos insistido en que la falta de normas expulsó 100 mil habitantes y que la demanda de nuevas casas sigue en aumento.

El tema irremediablemente se ha entrampado en los intereses partidistas y parece ser que no hay poder que logre reactivar las normas 30 y 31 que impulsan y facilitan la construcción de vivienda, tras los abusos que ocasionó en la industria su antecesora número 29.

Aunado a lo anterior, la falta de agilidad de autoridades delegacionales está ocasionando atrasos relevantes en el arranque de nuevos proyectos, con todo y que el Jefe de Gobierno, recuerde a la opinión pública la relevancia del negocio inmobiliario en la construcción y en la vida económica de la ciudad.

ULI por innovación

El próximo martes el Urban Land Institute (ULI) México, reunirá en una misma sesión a 3 líderes para conversar sobre la innovación. Se trata de Luis Gutiérrez, cabeza de Prologis Latinoamérica, Edmundo Vallejo del IPADE Business School y Abid Butt, CEO de Bayan Tree Hotels and Resorts.

Sin duda, una terna que se antoja para estos días en que la economía urge de propuestas de valor entorno a lo que la innovación puede crear en distintas actividades del negocio inmobiliario.

También te puede interesar

Omnicanal muy latinoamericano

Expansión comercial y fundamentales

Sustentabilidad dice adiós a logros