Opinión

Despresurización
en reclusorios

1
   

   

Hazael Ruiz, subsecretario de sistema penitenciario del DF. (especial)

Los reclusorios de la ciudad de México se mantienen como uno de los sistemas con mayor población en América Latina con 38 mil 800 internos, alrededor de 70 por ciento de sobrepoblación. Lo que en este momento, sin embargo, urge al subsecretario del Sistema Penitenciario del DF, Hazael Ruiz, es concretar, para este año, el traslado de al menos 50 internos federales a centros del gobierno de la República por su situación económica o porque su perfil criminal representa un riesgo institucional.

Ruiz empezó ya un nuevo cabildeo para cumplir la misión con el comisionado del Órgano Administrativo de Prevención y Readaptación del gobierno federal, Juan Ignacio Hernández Mora.

En lo que va de 2014, de acuerdo con altos funcionarios del gobierno de Miguel Ángel Mancera, 16 presos de la ciudad de México ya han sido llevados a otros penales también por su perfil.

La sobrepoblación carcelaria es un asunto serio. Hay estudios que revelan el desarrollo de patrones de comportamiento antisocial, que deriva en mayor violencia al interior de las cárceles. Está comprobado, incluso, la planeación de delitos desde el interior de las cárceles. Conocí un interno en el Reclusorio Norte que con tal de no dormir amarrado a los barrotes con una sábana (en su celda había 11 personas en vez de cuatro) proporcionaba, a los cabecillas que mueven las cosas allá adentro, teléfonos de conocidos y familiares, quienes luego recibían llamadas y eran extorsionados.

Por eso en este momento, al plan para despresurizar las prisiones locales, los jueces que aplican el nuevo sistema de justicia penal del DF deben reforzar su trabajo para brindar liberación anticipada a reos con delitos menores y de buen comportamiento.

Del 16 de enero a mediados de abril habían salido ya 926 internos que se apegaron a esa figura, es decir, un promedio de diez cada día.

CÁRTEL. En la semanas de cobertura de la guerra de las autodefensas contra el temible cártel de Los Caballeros Templarios, metido hasta las entrañas de la gubernatura de Fausto Vallejo –entre enero y mayo de 2014–, me tocó ver junto con un grupo de periodistas la expansión del Cártel Nueva Generación a Michoacán, que el viernes atacó un helicóptero militar en Jalisco, la entidad que vio nacer a este grupo criminal. Diversas historias narraron la entrada del nuevo cártel. Los capos de Nueva Generación, de Rubén Oseguera González, El Menchito, y Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, encontraron la puerta abierta de par en par. Bastó ponerse la camiseta de autodefensa y dotar de armas y fuerza a quienes de manera genuina luchaban contra la maña, que impuso su propia ley y sus propios impuestos hasta por trabajar.

La caída de La Tuta, alías de Servando Gómez, no sólo privilegió la llegada a Michoacán de los Oseguera ante los ojos del comisionado de Seguridad Alfredo Castillo, quien por cierto acaba de dar chamba a Hugo Sánchez ahora en la Conade, sino que se fortalecieron además en otras dos entidades colindantes: Colima y Guanajuato.

10 SEGUNDOS… El Tribunal Electoral federal está por discutir si echa o no abajo otra candidatura. Se trata la de Miriam Saldaña Cháirez, quien con ayuda de una parte del PRD madrugó al quedarse con la candidatura al distrito 24 del DF sin inscripción y sin ser perredista, sino vicecoordinadora del PT en la ALDF.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
¿Ebrard a la cárcel?
Extraño caso en el Senado
Otra de Pavlovich: “póngase guapo”, pide a empresario