Opinión

Desplome del peso y las opciones de política

 
1
 

 

peso mexicano

El agudo debilitamiento del peso mexicano ya lo ha llevado recientemente a niveles nominales cercanos a marzo de 2009. En este contexto, considero importante subrayar al menos cuatro condiciones en que se ha llevado a cabo dicho debilitamiento y otras cuatro implicaciones de política cambiaria y monetaria.

El significativo debilitamiento del peso observado en las últimas sesiones tiene al menos cuatro características importantes.

Primero, el debilitamiento del peso se contextualiza en un fortalecimiento generalizado del dólar frente a la mayoría de las monedas globales. Se explica por la divergencia de realidades económicas y de política monetaria entre Estados Unidos y el resto del mundo, a lo cual afortunadamente no se ha sumado un nuevo desplome en los precios del petróleo (al menos por el momento).

Segundo, la depreciación del peso se presenta en un mercado relativamente ordenado, con volumen y liquidez razonables. Las estadísticas de volumen operado y los diferenciales compra-venta no han mostrado niveles críticos –similares a los que se han llegado a presentar en periodos de funcionamiento anormal en los mercados.

Tercero, las distintas medidas de volatilidad cambiaria presentan repuntes, aunque lejanos a eventos anteriores de agudo debilitamiento del peso.

Cuarto, las posiciones en contra del peso frente al dólar lucen abultadas en el mercado de futuros y el peso presenta cierto grado de subvaluación, amén de que indicadores técnicos apuntan hacia un exceso de oferta de pesos. Todo lo anterior usualmente tiene a condicionar “masa crítica” para una revaloración del peso frente al dólar. No obstante, no veo un catalizador lo suficientemente importante para detonar dicha revaloración.

Tomando en cuenta todo lo anterior, considero que se ha elevado la probabilidad de varios cambios o acciones por parte de la Comisión de Cambios o de Banxico. Aquí al menos cuatro opciones (quizá complementarias) ordenadas de mayor a menor probabilidad desde mi punto de vista.

Primero, la Comisión de Cambios podría elevar el monto a subastar en su mecanismo de intervención, en periodos de vigencia anteriores; tal mecanismo ha fijado montos de entre 250 y 400 millones de dólares (actualmente está establecida en 200 millones de dólares).

Segundo, podría modificarse la referencia de depreciación diaria que activa el esquema de intervención, actualmente fijada en 1.5 por ciento respecto a la referencia fix del día anterior.

Con probabilidades más moderadas:

Tercero, una posible intervención de carácter discrecional por parte de la Comisión de Cambios.

Cuarto, la opción de un incremento más temprano en la tasa de política monetaria por parte de Banxico con el fin de contener las presiones inflacionarias asociadas a la permanencia de un peso débil o a un potencial espacio para mayor depreciación.

Estemos pendientes de las siguientes sesiones y de las posibles acciones de las autoridades. Recordemos que los condicionantes de un dólar fuerte siguen vigentes, o hasta podrían reforzarse, en especial las divergencias macro y de política entre Estados Uunidos y México, y la dinámica de los precios del petróleo.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Evolución de Expectativas 2015: Cuatro observaciones relevantes
Banxico podría emprender su primer alza en junio
Repuntan tasas de largo plazo locales, lidera factor externo