Opinión

Despensas sin gorgojo

 
1
 

 

Quadri.

Como una botella tirada al mar de los sargazos electorales, Gil vio el video en youtube. La cámara desde lo alto toma a una mujer con una gorra de visera que le cubre el rostro. Dice así: “Esto es de parte de la diputada Ariadna Montiel. Ya saben, para que nos apoyen este 5 de junio y más que nada para que voten por Morena. Se les está entregando una pequeña despensa y posteriormente seguirán bajando los recursos siempre y cuando nos apoyen. Necesitamos la copia de su IFE para tomarlos en cuenta cuando hayan más recursos que lleguen a bajar. No sé si se puedan formar o cómo nos organizamos”.

La mujer empieza a entregar bolsas no muy grandes que un grupo de personas se lleva bajo el brazo. Como es obvio, la diputada Montiel se ha deslindado y desde luego ha dicho que se trata de un montaje.

Podría serlo, pero como diría Perogrullo: podría no serlo. Gil se llevó los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y meditó: ¿Morena no recurre a las más antiguas prácticas de la compra del voto? ¿Y por qué no si la mayoría de ellos, empezando por su líder moral, vienen de ese mundo? Correcto, vamos a darlo por bueno: alguien realizó este video para desprestigiar a Morena, cosa no demasiado difícil por cierto.

EL LÍDER
Gamés se devanaba los sesos: ¿qué es el gorgojo? Wikipedia de inmediato: familia de coleópteros polífagos, el más importante de la familia circulionoidea. Son fitófagos que se nutren con alimentos vegetales, plagas dañinas para la agricultura. Dice Liópez que los del Priang regalan frijol con gorgojo a cambio de votos. Dice Liópez: “que no te vuelvan a engañar, los dos pertenecen a la misma mafia, la única diferencia es [que] unos son rateros y otros son ladrones. Morena es honestidad. Tenemos tres principios que nos guían: no mentir, no robar y no traicionar al pueblo (…) y recuerda: es mejor tener trabajo y bien pagado que recibir por el voto una lanita o una raquítica despensa, frijol con gorgojo. No vendas tu libertad”.

Por razones misteriosas, Gilga recordó de golpe y porrazo que Luis H. Ducoing tuvo aspiraciones presidenciales. Para quienes no tengan edad, Gamés les manda esta cápsula: gobernador de Guanajuato de 1973-1979 en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez. Pero en fin, no le hagan caso a Gilga que de pronto pierde el rumbo. Olviden esos años demagógicos y vulgares, mentirosos y populistas. En fon.

EL AMBIENTALISTA
Gamés siempre se equivoca. Un día pensó que Gabriel Quadri desaparecería del espacio público para ocupar un gabinete en una universidad después del numerazo de aquel año de 2012. Pues con la pena, Quadri ha regresado. No sólo ha vuelto sino que afirma que le gustaría ser jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Así lo declaró a Pascal Beltrán del Río en una entrevista para Grupo Imagen Multimedia.

Oigan a Quadri sin Tafil ni Paxil, por piedad: “No soy militante de Nueva Alianza, pero el partido me ha apoyado y eso hay que agradecérselo. Yo no sé qué vaya a pasar después, pero me gustaría ser jefe de Gobierno porque amo esta ciudad y siempre he vivido aquí. Me duele mucho que esté gobernada de esta forma”.

Gil caminó sobre la duela de cedro blanco y meditó: este debe ser otro Quadri, no aquél que era el empleado de Elba Esther Gordillo; a otro perro con ese hueso de poca carne, este Quadri sí es el buen Quadri, no aquel Quadri que trapeaba el piso por donde pasaba su jefa Elba Esther. Menos mal: ¡Hip, hip, hurra! ¡Que viva este Quadri que nada tiene que ver con el otro Quadri!

El otro Quadri, no el viejo Quadri, declaró: “es una ciudad intensa, de libertades, claroscuros, pero yo he visto cómo se ha degradado. En los últimos 20 años ha sido gobernada de forma muy populista”. Por cierto, Gabriel, ¿ya visitó usted a la maestra milagrosa? Gilga siempre tuvo una duda ambientalista, una interrogante sustentable: ¿quién es ahora su contacto en Nueva Alianza, Quadri? Con sus lentes de gruesos de pasta, Quadri parece un maestro serio que da sus clases de medio ambiente. A veces, las cosas son todo lo contrario de lo que parecen. Oiga, Quadri, ya en serio: ¿No le da pena? ¿No? Pues adelante, señor constituyente.

La máxima de Noel Clarasó espetó dentro del ático de las frases célebres: “ante una lista de candidatos se piensa que, felizmente, sólo puede ser elegido uno”.

Gil s’en va.

Twitter:
 @GilGamesX

También te puede interesar:
Diálogos en el infierno
La candidata
¡Santos 'spots'!, Batman