Opinión

Desecho de material médico radioactivo

Los hospitales están incrementando el uso de isótopos radioactivos para diagnóstico y aplicaciones terapéuticas. Los principales isótopos usados en hospitales son: Technetium-99m (Tc-99m), Iodine-131 (I-131), Iodine-125 (I-125), Iodine-123 (I-123), Flourine-18 (F-18), Tritium (H-3) y Carbon-14 (C-14). La mayor cantidad de desperdicio radioactivo de un hospital es generado por el departamento de Medicina Nuclear. La mayoría del desecho radioactivo es líquido, algo de material sólido y una cantidad mínima de material gaseoso.

El objetivo importante en el manejo cuidadoso del desperdicio médico radioactivo es el de asegurarse que ninguna persona estará expuesta individuamente o en grupo a radiaciones, incluyendo al personal de limpieza, mantenimiento, público, pacientes y radiólogos. Se usarán los recipientes adecuados y se cuidará que en el medio ambiente no se rebasen los límites de seguridad prescritos por la Regulación Internacional de Energía Atómica.

El manejo de los desechos radioactivos se deberá llevar a cabo de acuerdo con las disposiciones internacionales de Energía Atómica, quien exige que las instalaciones, la infraestructura adecuada y suficiente y los recursos humanos y físicos puedan controlar un ambiente de radiación dentro de los límites de seguridad especificados. Además, se deberán llevar los controles básicos para identificar la cantidad y la calidad del desecho radioactivo.

Los desechos sólidos contienen basura radioactiva compuesta por jeringas, agujas, algodón, frascos, materiales absorbentes, guantes, etc. Las ropas de los pacientes y los utensilios utilizados se contaminan con dosis altas de Iodine-131(I-131) que constituye un material radioactivo de desperdicio sólido.

Se requieren unidades básicas para medir cualquier tipo de radiación en desechos radioactivos. La más común es la unidad Estándar Internacional (SI) Becquerel (Bq), Sievert (Sv), millisievert (mSv) etc.

La vida media de un radioisótopo se define por el intervalo de tiempo en reducir su radioactividad a la mitad. Isótopos diferentes tienen diferentes “half-lives”. La radioactividad que permanece después de diez reducciones a la mitad es cercana a una milésima de su capacidad radioactiva original. La “vida-media” del Iodine-131 es de 8 días. Fluorine-18, 110 minutos. Cobalto-60, 5,271 años. Esto se conoce como TVT: “Tenth-value thicknes”.

Fuente: ncbi.nlm.nih.

Twitter:@ComMedica08