Opinión

Desconfianza regional

Adán Moctezuma

NUEVO LAREDO, Tamaulipas.- Dicen quienes saben, que la confianza se tarda mucho en ganar y muy poco en perderse.

Los empresarios mexicanos siguen pesimistas y no confían en que la situación económica vaya a mejorar en el corto plazo y esta región de México, la iniciativa privada tiene razones de sobra para desconfiar.

Esta semana, el INEGI dio a conocer importantes caídas a tasa anual en sus Indicadores de Confianza Empresarial en los sectores de manufactura -4.5 por ciento, construcción -2.5 por ciento y -5.1 por ciento en el sector comercio.

Podemos estar o no de acuerdo con las razones que esgrimen quienes son consultados al respecto, finalmente son indicadores de percepción. Pero en los hechos, el sector empresarial sigue esperando que se concreten las promesas que se hicieron el año pasado, una vez que se confirmó que un deficiente ejercicio presupuestal en la Federación fue uno de los causantes del bajo crecimiento económico en el país.

Precisamente, hace algunas semanas, la Secretaria de Hacienda dio a conocer que el gasto del Gobierno Federal había crecido 19.8 por ciento en enero, respecto al mismo mes del año pasado.

Sin embargo, el INEGI difundió hace unas semanas los resultados de la Encuesta Nacional de Empresas Constructoras donde reporta que el valor de la producción de las compañías en este sector durante enero específicamente en el sector público, no creció de la misma manera en el noreste del país; en Tamaulipas hubo un incremento del 39.72 por ciento, en Coahuila una reducción de -31.24 por ciento y en Nuevo León un raquítico aumento de 0.25 por ciento.

La construcción es una de las actividades con mayor repercusión en la generación de empleos pues de su dinamismo dependen en mayor o menor medida, 63 de las 79 ramas productivas que constituyen el conjunto de la actividad económica regional, según cifras de la poderosa Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, la CMIC.

El lento y disparejo ejercicio en el gasto público que hemos estando observando impacta de manera importante a Coahuila, Nuevo León y a Tamaulipas. En estos tres estados hay 13 mil 968 empresas proveedoras de bienes y servicios de los tres niveles de Gobierno registradas en Compranet, más del 8 por ciento a nivel nacional. Son empresas que han esperado desde hace 15 meses que el gasto público se reactive y que, a juzgar por las cifras, ven todo lo contrario y por lo tanto, dejan de confiar en la pericia institucional para impulsar políticas contracíclicas que saquen del estancamiento en que se encuentran las economías regionales.

Correo: amoctezuma@gmail.com