Opinión

Desaparecieron siete fondos

  
1
  

  

José Antonio Meade entrega el Paquete Económico 2017 en la Cámara de Diputados.  (Edgar López)

El gasto federalizado –que es el que se entrega a los estados y municipios– será para 2017 de 33.8 por ciento del Presupuesto; mientras que el centralizado equivale a 66.2 por ciento.

Este gasto, de acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, tendrá una disminución en términos reales de 3.1 por ciento respecto al aprobado en 2016, debido, principalmente, a la reducción del ramo 23, que es de 82.4 por ciento, lo cual equivale a 54 mil 740 millones de pesos, según el Centro de Estudios de Finanzas Públicas (CEFP).

Sin que haya habido una explicación al respecto por parte de la Secretaría de Hacienda, en el Proyecto de Presupuesto se eliminaron los Fondos para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal, de Fiscalización del Gasto Federalizado, de Apoyo a Migrantes Sur-Sureste, Programa de Seguridad y Monitoreo en el Estado de México y Fortalecimiento Financiero, lo cual implica 15 mil 664 millones de pesos menos, informó el CEFP en la reunión de trabajo de la Comisión de Presupuesto, organizada por el diputado Alfredo del Mazo.

Además, están en el proyecto, pero sin recursos, los fondos para: Programas Regionales, Accesibilidad en el Transporte Público para Personas con Discapacidad, y el tan mencionado por el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, de Capitalidad. El recorte por estos fondos es de más de 26 mil 387 millones de pesos.

NO COMPRE ROBADO
Hace muchos años cuando nos enterábamos de un asalto a una persona, casa habitación o desmantelamiento de un carro en la calle, era de oídas, hoy en día esto nos está sucediendo a nosotros o a un pariente o amigo muy cercano. Ya los ciudadanos se han convertido en reporteros y detectives que captan con sus celulares asaltos en vías rápidas, que coadyuvan u obligan a las autoridades a actuar.

Una actividad que constantemente es señalada de ser la salida para los objetos robados es la del empeño. Las casas de servicios prendarios son señaladas de que en sus vitrinas se pueden encontrar objetos sustraídos ilegalmente y que al ser empeñadas por los ladrones, logran lavar su utilidad.

Afortunadamente ya las propias casas de empeño serias conformaron una gran agrupación: la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre), a la que recientemente se integró la ANACE, logrando agrupar dos mil 765 sucursales, de las seis mil 400 que se encuentran registradas ante la Profeco.

Una de las grandes preocupaciones de estas empresas es precisamente el evitar la recepción de objetos robados, por lo cual a cada pignorante se le pide identificación oficial, comprobante de domicilio, se le toma una foto y además, a quien empeña en un par de ocasiones y no refrenda sus artículos o no regresa por ellos, no se le vuelve a aceptar en ninguna de las sucursales de la Amespre.

La asociación tiene ya firmados 13 diferentes convenios con fiscalías estatales y mañana su presidente, Rafael Mondragón, signará uno más con el fiscal general de Tabasco, Fernando Valenzuela. Lo que quisiéramos saber es qué ocurrirá con las otras más de tres mil 500 empresas de empeño que no tienen esta cultura de la legalidad.

* * *
Parece increíble, pero los diputados de la Ciudad de México prefieren su sueño que el medio ambiente de esta capital, de por sí tan golpeada por la mala calidad del aire.

Ayer, la comparecencia de la secretaria del Medio Ambiente, Tanya Müller, como parte de la Glosa del IV Informe, empezó hora y media tarde por falta de quorum. ¡Es el colmo!

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:
Seguirá el desgaste del Ejército
No hay recorte a la Ciudad de México
Como siempre, faltó Andrés Manuel