Opinión

Deportados Brand

 
1
 

 

DEPORTADOS

¿Ya se nos olvidó que Estados Unidos bajo la administración de Donald Trump se propuso la cruzada de deportar a migrantes sin documentos legales con la mira puesta en los "mexicanos delincuentes"?

Al final jaló parejo y prácticamente todos han sido hombres y mujeres de bien. Ha logrado esas deportaciones, según datos oficiales, a ritmos menores que las se realizaron durante los primeros meses de la administración de Obama, pero se siguen enviando a nuestro país compatriotas que estaban sin residencia legal en la Unión Americana.

Son, a la Ciudad de México, tres vuelos a la semana, generalmente. También se tiene conocimiento de algunos vuelos a Reynosa, Tamaulipas y por tierra han realizado deportaciones también.

Pocos saben que la autoridad de migración en Estados Unidos esposa a los deportados y durante el vuelo mantienen esa condición. Ya cuando el avión ha aterrizado se les quita las esposas.

Llegan en ocasiones sin más ropa que la que llevan encima, sin haber podido avisar a familiares o sin familiares a quien avisar, sin un peso mexicano en la bolsa y a veces incluso sin dólares.

Hay quien llega a la capital sin haber puesto cerradura a su casa o departamento, sin haber podido recoger su auto que dejaron en un estacionamiento en la calle frente a la tienda a donde fueron a comprar un refresco cuando fueron detenidos.

Los más dejaron familia allá. Hay quien dejó a sus hijos al cuidado de una madre estadounidense que resultó diagnosticada como esquizofrénica, quien tenía la custodia legal de su hijo menor de 8 años. Dejaron casa, ropa, trabajo, historia.

En los días finales del mes de septiembre del año pasado llegó Ana Laura López quien tenía 16 años de vivir en Chicago peleando por los derechos laborales de los migrantes sin documentos. Llevaba 23 años de no pisar la CDMX, además.

Ella fue detenida y su caso se resolvió en menos de 30 minutos. Fue llevada directamente al aeropuerto y se le puso en un avión que parecía que ya la estaba esperando.

No se le dio la oportunidad de ser escuchada por un juez, no le dieron el derecho a una audiencia. Nunca le permitieron hablar con el consulado mexicano y para rematar se le impuso una sanción de 20 años , dos décadas en los que ANA no será capaz de visitar a sus hijos. No podrá viajar a Chicago o a cualquier otro territorio norteamericano. Vetado para ella.

La historia lleva a Ana Laura, ya en la CDMX a conocer a Diego Miguel (ambos en la fotografía) y entre ambos y otros deportados más surge la idea de crear un Colectivo: "Deportados Unidos en la lucha", que primero que nada procura la reunificación de las familias fracturadas por las decisiones del Gobierno de Estados Unidos. Pero la lucha por la unificación familiar es una cosa y otra es la lucha por la vida.

Por eso surge también la marca Deportados Brand que es una microempresa que fue posible por el apoyo que recibe del Gobierno de la CDMX y que se inició por un escaso conocimiento que alguno de los deportados tenía de la impresión en serigrafía.

La necesidad es una gran maestra. Ahora no solo imprimen camisetas sino también tazas y casi cualquier espacio que pudiera ser útil para la promoción de empresas o de particulares. Deportados Brand es una MiPyme que está conformada por seis mexicanos que fueron desarraigados de las ciudades norteamericanas en donde vivían como el caso de Diego quien vivió cuatro meses en un centro de concentración de migrantes sin papeles.

Durante cuatro meses esperó el dictamen de deportación. Durante cuatro meses tuvo la misma ropa, los mismos zapatos, la misma playera y pantalón, los mismos calzones. No importaba eso sino la imposibilidad de ver a su pequeño hijo del que tenía legal custodia durante un proceso de divorcio de la madre del pequeño.

De milagro pudo encargar a su hijo Diego con una persona que eventualmente se lo cuidaba. No abraza a su pequeño desde que lo dejó encargado con esa persona un mes de febrero del 2016. Primero fue aislado en Atlanta y luego a México, Ciudad.

A Diego la autoridad lo detectó durante un retén buscando conductores que no portaran la licencia de manejo. Ese procedimiento se convirtió en el inicio de la pesadilla de Diego quien lo único que quiere es reunirse con su pequeño. Cuando papá le habla a su hijo él se suelta llorando pidiéndole que vaya por él y que lo lleve a la escuela y que cenen juntos como solían hacerlo.

Ni Ana Laura ni Diego ven a sus hijos. Para Ana, dos pequeños de 14 y 15 años. Habla con ellos y lo primero que preguntan los casi adolescentes es : ¿cuándo regresas mamá?. Solos en Estados Unidos.

En sus primeras incursiones como Colectivo en lucha se identificaron con esas primeras camisetas que imprimieron para distinguirse dentro de una circunstancia de fractura obligada. Pero la gente comenzó a pedirles que se las vendieran y de tanta pregunta surgió la idea de conformarse como empresa y con ello comenzar a recaudar los recursos que a todas luces serán insuficientes para mantenerlos en forma y concederles el dinero que necesitan para enfrentar su proceso de defensa legal.

No es que quieran regresar, sino que se les conceda la oportunidad de estar con sus hijos. El Colectivo se ha dado a la tarea de recibir a esos aviones al menos todos los martes. Les llevan ropa, cuando hay, les permiten tener acceso a un teléfono celular, se les hace sentir que no están solos y que tienen una comunidad . A los que llegan con la ropa en bolsas de maíz se les proporcionan maletas y las oficinas del colectivo se ofrecen como albergue... en ocasiones temporal y en algunas ocasiones en indefinido período.

El colectivo recibe donativos, de toda clase. Deportados Brand pide encargos de trabajo. La tarde en la que los entrevisté llegó una persona pidiendo una cotización para imprimir dos millones de playeras rojas y dos millones de playeras blancas. Esa pregunta ya la conoce usted y la historia que le continúa. No saben ellos cuántas empresas han quebrado por confiar en las peticiones de partidos políticos.

Para contactar a este colectivo o a Deportados Brand en Facebook como deportados brand o bien al teléfono 5578-283480. Ellos tienen un stand en el primer pasillo de la ExpoPyme CDMX que por cierto ha sido muy concurrida y que termina este viernes.

DE TIN MARIN...

Ya que hablamos de la ExpoPyme. Qué lamentable que la Delegación Cuauhtémoc y la de Tláhuac hayan dejado sin atención alguna sus stands en la ExpoPyme CDMX. Inconcebible, majadero e irresponsable. Que mal habla de sus respectivos delegados más interesados, uno, en su defensa y el otro en una posición que no pudo obtener del conglomerado Moreno.

Opine usted: etj@uptv.mx

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
¿Cerca el "gallinicidio" aguacatero?
Jaque (¿mate?) a la Conasami
Salarios, el 'coco' de las pymes ante Nafta 2.0