Opinión

Del medio hermano, al hijo incomodísimo

Si la evidencia en video de una reunión entre el exgobernador interino y secretario de Gobierno de Michoacán, Jesús Reyna, causó su casi inmediato encarcelamiento, nomás no se explica cómo es que la PGR, con todas las pruebas que se le han ofrecido, no ha procedido penalmente en contra del hijo del exgobernador Fausto Vallejo de nombre Rodrigo Vallejo.

Con la evidencia en video, queda claro que Fausto Vallejo mintió descaradamente al declarar que “uno de sus hijos había sido levantado’’.

La cercanía de trato que se ve entre Rodrigo Vallejo y Servando González, La Tuta, permite presumir la confianza –complicidad pues– entre ambos, cosa que sistemáticamente negó el gobernador Vallejo.

O uno de los tres gobernadores, como dice su hijo, que había en Michoacán.

No ha habido ningún pronunciamiento oficial de la Procuraduría General de la República, a cargo de Jesús Murillo Karam, ni siquiera el PRI ha salido a fijar una posición ante las acusaciones que relacionan a uno de los suyos con la delincuencia organizada.

Tampoco ha habido declaraciones de diputados o senadores del tricolor en demanda de que se investigue esa relación que seguramente le costó a los michoacanos millones de pesos y un sinnúmero de vidas.

Así como se demandó en su momento que las autoridades investigaran a Julio César Godoy, medio hermano del entonces gobernador Leonel Godoy por sus nexos con La Familia Michoacana, también se debería demandar el apresuramiento de la investigación en contra de Fausto Vallejo y por lo menos su hijo mayor apodado El Gerber.

Como sea, el caso puso al PRI contra las cuerdas –otra vez–, para el cambio de gobernador en el estado, en 2015.

* * * *
Pues no fue el PRD, pero sí el Movimiento Ciudadano, el que le puso “sabor’’ a la sesión de ayer en la Cámara de Diputados durante la discusión de las leyes secundarias en materia energética.

Los diputados del MC no se habían registrado para la discusión en lo general ni en lo particular cuando se abrió el registro para ello; pero aún así, a gritos, hicieron que el presidente de la mesa directiva los inscribiera.

Los diputados Ricardo Monreal Ávila y Fernando Ladrón de Guevara aprovecharon el pasmo de los perredistas para apropiarse de la bandera de la defensa del petróleo.

Y si bien ambos legisladores todavía se cobijan en la bandera del MC, serán sin duda parte de la caballería de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador.