Opinión

Del Mazo, un mes después

 
1
 

 

Del Mazo

Por ser la seguridad el principal compromiso que hizo en campaña con la sociedad mexiquense, llama la atención que a poco más de un mes de haber asumido el cargo, el ahora gobernador constitucional del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, ya haya enviado un mensaje a sus gobernados de que lo prometido en su campaña política va en serio.

El ramo de la seguridad es uno de los principales ejes de la administración de Del Mazo, así lo definió al inicio de su campaña y ese compromiso lo refrendó al tomar protesta como titular del Ejecutivo mexiquense, asegurando que convertiría a esa entidad en una de las más seguras del país.

A poco más de un mes de estar al frente del gobierno, suena absurdo pensar que los índices delictivos y eventos de inseguridad vayan a disminuir con el simple hecho del relevo de una administración, pero sin duda es un buen mensaje que en este lapso el tema no se haya puesto en un saco roto, o que el asunto pasara a formar uno de tantos que ya están en la charola burocrática de los pendientes.

Al contrario, para los mexiquenses suena alentador que el tema de la inseguridad por fin tenga un espacio de atención con la relevancia que se merece, y al menos eso ya marca una diferencia entre el gobierno de Del Mazo y su antecesor, Eruviel Ávila, quien no pudo, no quiso o de plano se puso del lado de las organizaciones criminales, ya que la delincuencia organizada operó en los últimos años con total impunidad, y hoy por hoy la extorsión, el secuestro, el robo a mano armada, las violaciones, los delitos de trata de mujeres, y otros, son el pan de cada día de la sociedad mexiquense.

A un mes hay noticias buenas en materia de inseguridad, y si la administración no afloja en sus objetivos, es de esperarse que las cosas pronto cambien para que la población de todos los rincones del esa entidad vuelva a sentirse segura en sus calles, en sus hogares, en sus centros de trabajo, en las escuelas y en todos los espacios de diversión o recreación, porque así lo demandaron en tiempos electorales y así se hizo un compromiso público.

El pasado 8 del presente mes, el mandatario estatal presentó un decálogo de acciones para combatir la inseguridad, entre las que destacan: concentrar en la Secretaría de Seguridad las tareas y mando del esfuerzo en materia de seguridad pública y privada; enfrentar desde una perspectiva integral la prevención, investigación y persecución de los delitos, con base en la inteligencia policial; una reingeniería al modelo de policía estatal, y coadyuvar en el fortalecimiento de las policías municipales.

Hay otras acciones, pero por lo menos el equipo de Del Mazo da muestras que no sólo tiene idea de la gravedad del asunto, sino que se ve que hay diagnósticos apegados a la realidad; y si acaso resta algo, es esperar resultados, y prontos, porque si algo anhelan los pobladores en esta parte del país son respuestas concretas a la intranquilidad e inseguridad en la que viven.

El tema de la inseguridad es sólo una parte, tal vez el tema más apremiante entre los mexiquenses, pero la gestión de Del Mazo también contempla ejes de atención en materia de Desarrollo Social para Mejorar la Calidad de Vida; Desarrollo Económico con Visión Integral, y Transparencia y Buen Gobierno, desde donde el actual mandatario ha realizado diversas acciones en apoyo y atención de la comunidad del Estado de México.

Acaba de cumplir un mes de gestión gubernamental y Del Mazo ya pintó su raya con Eruviel Ávila, al menos ahora hay atención y oídos para los mexiquenses, y eso, para cualquier gobernado, es un avance. En fin, ya están los ejes y estrategias de acción, y en esa idea nadie está dispuesto a esperar otros seis años para ver los resultados, al menos ese es el sentir mexiquense. 

También te puede interesar:
Caballada robusta en el PRI
El Legislativo, al rescate del patrimonio cultural
Se termina el TLCAN