Opinión

Del Mazo gana, AMLO pierde

    
1
   

    

Del Mazo (Reuters)

Los resultados del día de ayer son claros: el Estado de México decidió, no por mucho, ser gobernado por el PRI. Quizás una de las peores muestras del priismo es el de esa entidad. A campañas tan competidas normalmente corresponde resultados cerrados. Que Del Mazo tenga el triunfo es, por decirlo de alguna manera, deprimente. Es una masa gris que se instala en las esperanzas democráticas. Pero aun así ganó el PRI. Tampoco es extraño en uno de los estados en que el priismo ha tenido un control férreo por décadas. Ha perdido mucho, sin duda, al ganar –según los datos que se tienen al momento de escribir este texto– por poco más de dos puntos. De cualquier manera y dado que se trató de una elección en la que privaron las marranadas y el atasque, Del Mazo será un gobernador con escasa credibilidad y casi nula legitimidad moral.

Creo que Delfina fue una gran candidata –a pesar de López Obrador, que le daba poco margen, ejemplo de eso es el cierre de campaña en el que la candidata habló nueve minutos y El Peje dos horas–. Por mucho fue la mejor candidata de la campaña. Fue una bocanada de aire fresco en términos de candidatos. Puede que no convenciera a muchos, pero sin duda generaba adhesiones. Nada que ver con los tradicionales candidatos de Morena, que suelen ser grillos de cuarta con antecedentes de corrupción a su paso por el PRI –la gran mayoría de los candidatos de ese partido proviene del priismo–. Pero a pesar de ser una candidata novedosa no le dio para ganar. Cabe preguntarse si López Obrador, con su omnipresencia en la campaña, no empinó la campaña de Delfina. Que Andrés Manuel haya decidido hacer de la elección en el Estado de México un proyecto personal previo a su lanzamiento para 2018, le ha salido mal. Si Delfina sorprendió, Andrés Manuel hartó. Falta ver que Morena documente las irregularidades que vaya a reclamar, lo cual no suele hacer.

En el caso de Juan Zepeda, hay que decir que fue un candidato sorpresa, que cayó bien y que llamó la atención por su claridad y porque Andrés Manuel se le fue encima y él no se dejó. Quedó –según los datos– en tercer lugar, lo que comparado con lo que tiene su partido a nivel nacional es un gran logro. Pero no veo por qué echan las campanas al vuelo de felicidad si quedaron lejos de la victoria, pero bueno, así es la política en nuestro país.

El tema de Josefina Vázquez Mota no lo debe hacer a un lado el PAN. Fue un desastre lo que pasó en el Estado de México. Es el peor resultado, pues empezó en primer lugar y terminó en cuarto –según los datos hasta el momento–, algo nunca visto. Independientemente de que es claro que Josefina es una pésima candidata, que no parece ganar ni un volado, el partido debe revisar su toma de decisiones. Eligieron tarde, no supieron manejar los tiempos, les ganaron desde entonces Morena y el PRI.

En fin, que esta fue una elección que todavía dará mucho de qué hablar.

Twitter: @JuanIZavala

También te puede interesar:
Ecos de campaña: Cadena, Zepeda
Las del domingo
AMLO, en su jugo