Opinión

Del Bitcoin y su orden espontáneo

10 febrero 2014 4:19 Última actualización 04 septiembre 2013 5:2

 María Elena Labastida Tovar
 
El Bitcoin, moneda digital o criptomoneda, funciona como una red de transferencia electrónica de pagos de igual a igual. La innovación de esta moneda concebida en 2009 por Satoshi Nakamoto (su pseudónimo) estriba en que es un sistema monetario descentralizado. El código fuente del sistema fue liberalizado en una lista de correo en criptografía para ser usado por quien así lo deseara. Su operación no obedece a ningún dirigismo centralista.Friedrich Hayek (1899-1992), premio Nobel de Economía en 1974, vinculó la ciencia económica con la ciencia política y jurídica encontrando puntos de convergencia entre dichas disciplinas, a través del concepto de orden espontáneo.
 
 
De acuerdo con Hayek, el “orden espontáneo” se refiere a aquellos procesos sociales en los que interactúan una cantidad indeterminada de individuos, cada uno siguiendo fines particulares, sin sujeción a la dirección de nadie en particular, aunque sí sujetos a ciertas normas de carácter abstracto y universal que permiten una coordinación mutua, basada en una división del trabajo más benéfica para el conjunto que la que resultaría de otros esquemas de planificación centralizada. Para dilucidar el concepto se propone la siguiente reflexión del Dr. Aparicio Caicedo Castillo. 
 
 
El diario en el que Usted está leyendo este artículo de manera digital o impresa, fue creado bajo un orden espontáneo. Si nos preguntamos de dónde salió el material del que están hechos, la pantalla o el papel, quién ensambló la computadora, de dónde salió la tinta con la que imprimieron en el papel, quién fabricó los metales de los que están hechos los circuitos del hardware, en qué minas se extrae el mineral del que está compuesta la batería, no acabaríamos por determinar qué entidad centralizadora fue capaz de planificar simultáneamente todas estas actividades e insumos. ¿Cómo es posible que tantas personas alrededor del mundo, en momentos distintos, con fines personales diversos, hablando diferentes lenguas, sin conocerse entre ellos, hayan preparado todos los elementos por separado y llevado a cabo un proceso complejísimo para que Usted esté leyendo este texto sin tener la más remota idea de todo aquello? Esto es el fruto de un orden de carácter espontáneo que recibe el nombre de “mercado” y que depende para su correcto funcionamiento de ciertas instituciones (derechos de propiedad, respeto a los contratos, normas mercantiles) y de una diversidad inabarcable de emprendedores especializados que se coordinan a través de distintos mecanismos para satisfacer mutuamente sus necesidades.
 
 
Hemos interiorizado a tal grado este orden espontáneo, sus normas e instituciones que rigen de manera descentralizada miles de nuestras decisiones diarias, que nos parece sospechoso escuchar el concepto y hacernos a la idea de que la interacción voluntaria en la sociedad entre individuos libres es mucho más compleja de lo que percibimos.
 
 
El Bitcoin es un orden espontáneo porque fluctúa libremente con todas las monedas y su oferta monetaria no está manipulada por una entidad central. Actualmente, un Bitcoin se vende en 1850.05 MXN. Su valor, se ha incrementado casi 20 veces en lo que va del 2013. Es “creada” en lotes cada 10 minutos por un algoritmo diseñado para liberar al cabo del año 2140, los 21 millones de ellos. Entre más existan, el protocolo tiende a desarrollar algoritmos más difíciles a resolver, por lo que producir más de ellos es solamente posible con poderosas computadoras o grupos de ellas.
 
 
Así, la belleza del Bitcoin radica en su auto-regulación: no importa cuánta cantidad de la unidad monetaria exista provisto que al poder de adquisición de cada unidad se le permita fluctuar libremente. Bajo un esquema de alta productividad y una oferta limitada de la moneda, el valor de cada unidad se incrementa al producirse una deflación general de los precios de bienes y servicios en términos de la moneda en cuestión. Este proceso permitiría que en un futuro, se pueda comprar un yate con tan sólo un Bitcoin o fracciones de éste (por el momento el protocolo permite dividirlo hasta ocho dígitos) lo cual implicaría que, el alto poder de compra de la moneda, responde a un sistema monetario descentralizado, y por tanto saludable, indispensable para la creación de riqueza. Habría que imaginar entonces si otras criptomonedas emergerían espontáneamente también. 
 
Correo e: melabastida@anahuac.mx