Opinión

Defensa férrea del sector pecuario

 
1
 

 

Pecuario

Conscientes de que en la negociación del Tratado de Libre Comercio, donde participan México, Estados Unidos y Canadá, hay temas álgidos en materia de medio ambiente, sector automotor, controversias por antidumping y déficits comerciales, el sector ganadero mexicano sigue levantando la mano para que las preocupaciones del sector pecuario sean debidamente atendidas en el marco de las negociaciones comerciales que los vecinos del norte llevan a cabo con las autoridades mexicanas.

Y aunque el presidente Donald Trump ha señalado que él prefiere terminar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y dar paso a un esquema de acuerdos mejorados de índole bilateral, lo que es un hecho es que los tres países hacen esfuerzos por alcanzar mejores condiciones de apertura comercial a sus productos.

Hoy inicia la cuarta ronda de negociaciones en Washington.

Al respecto, el presidente de la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados, Oswaldo Cházaro Montalvo, nos platicó que el sector ganadero ha estado presente en cada una de las rondas de trabajo, y desde 'el cuarto de junto' han insistido en reclamar un espacio o capítulo de atención para el renglón pecuario. Señala que en ese campo México está preparado para una relación de sostén en el TLCAN, pero que respaldará en todo momento las decisiones de las autoridades mexicanas, ya sea de diálogo y acuerdos o incluso hasta 'levantarse de la mesa' si se considera que las propuestas estadounidenses no son favorables para los mexicanos.

El también presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas nos dijo que, hoy por hoy, en México la carne y el ganado en pie son productos con un mayor valor en las exportaciones agroalimentarias, sólo después del aguacate, el jitomate y la cerveza.

Añadió que en el estatus del sector pecuario, “nuestro país es el sexto lugar mundial en producción de carne de res; el séptimo en producción de proteína animal y el noveno en exportación de productos pecuarios”.

El legislador Cházaro Montalvo destacó que, a lo largo de más de dos décadas de vigencia del TLCAN, las tres economías de Norteamérica han consolidado una nutrida relación comercial de proveeduría y consumo de bienes relacionados con la actividad pecuaria, y puso de ejemplo los granos forrajeros, maquinaria y equipo, ganado de pie de cría y material genético, animales vivos para el abasto y productos cárnicos. Sin embargo, nos dijo que en las negociaciones que realizan las secretarías de Economía, Relaciones Exteriores y Sagarpa, su sector busca privilegiar “la complementariedad, la simetría y la equidad con los socios norteamericanos, pues aunque han existido beneficios mutuos en rubros como la carne, en productos como los lácteos ha existido un proceso ventajoso para Estados Unidos que debe revisarse”.

Un segundo punto de negociación es el que se refiere al trato nacional que deberá otorgarse a las importaciones sujetas a normatividades de calidad, sanitaria o de buenas prácticas de manejo, y que esperan que el resultado de estas pláticas sea que los productos lácteos mexicanos logren posicionarse en el mercado norteamericano.

Oswaldo Cházaro adelanta que en caso de que el TLCAN continúe, el sector pecuario buscará adecuaciones a compromisos establecidos en el capítulo de medidas zoosanitarias de las enfermedades de animales, “en los que se ha logrado su erradicación”, y eso ayudaría a lograr una mayor exportación de los productos cárnicos.

En caso de el TLCAN ya no continúe, dice que México no partirá de cero en un plan B, porque hace años que, al menos para los productores ganaderos, ya se vislumbran nuevos mercados con países como Brasil y Argentina; en el tema sanitario, con China; y de abasto y compra de granos, con Sudáfrica.

En fin, en la agenda para la renegociación del TLCAN hay muchos temas, con sus respectivas aristas, y el capítulo ganadero es apenas uno de ellos. En ese contexto, a pesar de las declaraciones de Trump, hoy continúan los trabajos en la materia y de sus resultados, queda claro, los ganaderos mexicanos están más que al pendiente.

También te puede interesar:
Aclara el panorama político la encuesta de
EL FINANCIERO

Fragmentación del voto y la hecatombe
Meade hace la faena