Opinión

Decisión capitalina

   
1
    

  

Andrés Manuel López Obrador en mitin de Morena (Cuartoscuro)

Los votantes de la capital del país instalaron al PRD en el gobierno de la ciudad en las elecciones de 1997. A punto de cumplirse 20 años, las encuestas revelan que los capitalinos de hoy perfilan una alternancia y que en 2018 el mando de la ciudad podría pasar de una izquierda a otra, del PRD a Morena.

Como indica la encuesta de El Financiero, realizada en la Ciudad de México este mes de febrero, Morena como partido alcanza 34 por ciento de la intención de voto efectiva para jefe de Gobierno; el PAN aparece en segundo lugar, con 18 por ciento, y el PRD disputa ese sitio con 16 por ciento. Morena tiene actualmente lo que suman sus dos rivales más cercanos.

Falta más de un año para las elecciones, pero se ve difícil que el partido del sol azteca pueda, por sí solo, remontar los casi 20 puntos que tiene de rezago respecto a Morena. Si formara alianzas con partidos como el PT o Movimiento Ciudadano tampoco le alcanzaría. Si acaso, una alianza con el PAN podría mejorar sus posibilidades de mantenerse en un poder compartido, pero incluso una alianza de esa naturaleza no es ninguna garantía.

Morena tiene un voto sólido que lo sitúa como la primera fuerza en la ciudad (las encuestas de El Financiero lo han mantenido con 34 por ciento estable desde mayo del año pasado), y podría ser que la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador, de consolidarse en el liderato, pudiera sumar algunos puntos como efecto coleo en la ciudad. El efecto coleo es cuando una candidatura presidencial fuerte abona votos a su partido en elecciones para cargos locales.

Según la encuesta de El Financiero, la intención de voto que obtiene Morena en la ciudad para el cargo de Presidente de la República es de 37 por ciento, tres puntos más que lo que obtiene para jefe de Gobierno.

Y en los careos de punteros, es decir, en escenarios con posibles candidatos que van adelante en las preferencias de cada partido, Ricardo Monreal obtiene 43 por ciento de apoyo para la jefatura de Gobierno, mientras que Andrés Manuel López Obrador obtiene el 46 por ciento en la carrera presidencial en la ciudad.

La diferencia no es mucha, apenas tres puntos, pero ya se perfila un mejor desempeño de Morena en la pista presidencial que en la pista local, según las preferencias que hoy manifiestan los capitalinos.

El voto de Morena luce sólido no sólo porque no se ha movido en las encuestas durante varios meses, sino porque quienes piensan votar por ese partido para jefe de Gobierno también lo apoyan para presidente. No hay tanto voto diferenciado entre los morenistas. Según la encuesta, el 93 por ciento de personas que dicen que votarían Morena para cargo local también apoyarían a ese partido en la pista presidencial. En el PAN esa tasa de retención es de 88 por ciento, en el PRI de 84 por ciento y en el PRD de 73 por ciento. Entre esas cuatro fuerzas políticas el voto morenistas luce más sólido.

Si consideramos los careos presidenciales con posibles candidatos, la tasa de retención de Morena es de 75 por ciento; mientras que en el PAN cae a 64 por ciento; en el PRI, a 48 por ciento, y en el PRD, a 34 por ciento. Este último dato es dramático para el sol azteca, y significa que buena parte de los simpatizantes perredistas, que piensa dar su voto al PRD para jefe de Gobierno, se iría con AMLO en la pista presidencial. El tabasqueño se beneficia del voto diferenciado perredista.

Además, Morena se ha situado como el favorito del electorado de izquierda en la capital, que representa el 25 por ciento del total, según el sondeo. Entre ellos, 19 por ciento apoya al PRD para presidente y el 58 por ciento, a Morena. En escenario de candidatos punteros, el 14 por ciento de los electores de izquierda prefieren a Miguel Ángel Mancera, del PRD; mientras que 69 por ciento apoya a AMLO, de Morena. Estas son muy malas noticias para el PRD, si consideramos que el electorado de izquierda es su bastión más fuerte.

En otra ocasión analizaremos a los electorados de centro y de derecha en la ciudad, pero por lo pronto basten estos números para ver que la decisión capitalina 2018 se perfila como el reemplazo en el gobierno de una izquierda por otra.

Twitter: @almorenoal

También te puede interesar:
Divergencias ciudadanas
La base ideológica del antitrumpismo
Los temas de 2018